Los niños que hacen gestos rítmicos de pequeños desarrollan más sus habilidades orales

Los niños que hacen gestos rítmicos de pequeños desarrollan más sus habilidades orales

Un estudio relaciona los gestos rítmicos con las manos entre los 14 y 58 meses con mejores habilidades narrativas orales a los 5 años de edad.

Lenguaje gestual y verbal están relacionados. Y es un vínculo que se establece desde una edad temprana. Así lo corrobora un nuevo estudio realizado entre el Grupo de Estudios de Prosodia (GrEP) del Departamento de Traducción y Ciencias del Lenguaje de la Universidad Pompeu Fabra (UPF) y el Goldin-Meadow Lab de la Universidad de Chicago.

La investigación pone de manifiesto que los gestos rítmicos con las manos de niños de entre 14 y 58 meses en las interacciones naturales con sus cuidadores predice que, a la edad de cinco años, tendrán mejores resultados en las habilidades narrativas orales. Es una predicción que se establece con todos aquellos gestos rítmicos hechos con las manos que, en general, se asocian o vinculan con funciones de énfasis.

El estudio no ha hallado este mismo efecto cuando los niños realizan gestos icónicos como los que se emplean para representar de manera visual el contenido semántico de un discurso como, por ejemplo, sucede con el movimiento que se hace con las manos en forma de balón para expresar ese concepto de pelota.

Es un vínculo entre gestos y habilidades narrativas orales que tampoco se ha podido establecer en relación a los llamados gestos de volteo. Es decir, aquellos realizados girando la muñeca de la mano para, por ejemplo, expresar incertidumbre o que se desconoce algo sobre lo que se está hablando mientras, de manera simultánea, se encogen los hombros.

>> Ver Cursos de Neurociencia en la Educación Infantil.

Análisis evolutivo de los niños

Para llegar a estas conclusiones, el estudio ha analizado datos en diferentes puntos del desarrollo de los niños. Toda esta información se ha compilado en una base de datos longitudinal sobre el desarrollo del lenguaje de la Universidad de Chicago.

En concreto, el equipo de investigadores realizó un análisis del habla y de la producción de tres tipos de gesto de 45 niños desde los 14 a los 58 meses de edad durante las interacciones con sus cuidadores en la hora de comer o mientras hacían sesiones de juego u otras actividades como la lectura de libros. El estudio permitió comparar el valor predictivo de los gestos rítmicos con los de volteo de las manos y los gestos icónicos.

Posteriormente, a los cinco años de edad, los niños participaron en una tarea narrativa basada en contar una historia sobre unos dibujos animados sin sonido. El análisis constató el papel importante de los gestos rítmicos en el desarrollo narrativo de los niños en edades posteriores.

A pesar de este hallazgo, los investigadores han puesto de manifiesto que los resultados del estudio no dan evidencias empíricas sobre si hacer este gesto rítmico simplemente refleja que el niño tiene la habilidad de estructurar el discurso o que gestualizar de manera multimodal elementos del discurso se asocia con una prominencia del habla para marcar el énfasis.

Según los investigadores, este tipo de gesto tiene un papel pragmático muy relevante en el discurso temprano de los niños.

El estudio también refuerza anteriores publicaciones en las que se habían detectado los beneficios de una intervención corta en la mejora de las habilidades orales de niños de cinco y seis años de edad en las que se pide que observen o produzcan estos gestos rítmicos.