Ni mucho ni poco: los niños con más motivación son los que tienen un conocimiento medio sobre un tema

Ni mucho ni poco: los niños con más motivación son los que tienen un conocimiento medio sobre un tema

La curiosidad motiva a los niños más pequeños a seguir aprendiendo, según un estudio publicado en la revista Psychological Science.

Los niños en edad preescolar tienen más motivación para seguir aprendiendo si tienen la suficiente información sobre un tema como para encontrarlo interesante, pero no tanta como para que lo perciban como aburrido. Es una de las conclusiones de un estudio realizado por la Universidad de Rutgers-New Brunswick, en EE.UU, y publicado por la revista Psychological Science.

Los investigadores señalan que la cantidad óptima de conocimiento que deben tener los niños es aquella que les hace sentir curiosidad y, por tanto, la necesidad para aprender más. Según la autora principal del estudio, Jenny Wang, profesora de Psicología Cognitiva en la universidad estadounidense, “hay una cantidad infinita de información en el mundo real. Los niños, a pesar de que se ven obligados a tener que aprender mucho en poco tiempo, pueden hacerlo de una manera relajada y eficaz. Con este estudio queríamos entender qué impulsa su curiosidad”.

>> Te pueden interesar: Cursos de Aprendizaje y Enseñanza a través de Videojuegos.

Los niños que tenían un conocimiento medio presentaron más interés en aprender sobre un tema que los que sabían mucho o poco del mismo.

La curiosidad como factor clave

Así, la investigación se centró en conocer cómo el nivel de conocimiento que poseen los niños influye a la hora de encontrar interesante una información. Los resultados del estudio demuestran que los niños no se sienten atraídos por la información simplemente por su novedad. Aunque son curiosos por naturaleza, el estudio trata de resolver cómo utilizar esa curiosidad innata que poseen en beneficio del aprendizaje.

Para realizar los estudios los autores mostraron a los niños de entre 3 y 5 años cuentos para medir cuánto saben en un determinado campo. La investigación también evaluó su capacidad para comprender un tema específico, con el fin de determinar cómo su conocimiento influía en su interés en aprender más sobre una cuestión determinada. Los niños que tenían un conocimiento medio presentaron más interés en aprender sobre un tema que los que sabían mucho o poco del mismo.

Según los investigadores, los resultados obtenidos pueden servir para ayudar a padres y educadores sobre cómo brindar el mejor apoyo a los niños en su proceso de aprendizaje.