Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Los bebés pueden aprender que el esfuerzo vale la pena, según el MIT

Los bebés se vuelven más persistentes a la hora de realizar una tarea difícil después de observar cómo los adultos luchan por conseguir una meta.

Publicado en Mundo Educativo
Foto de Los bebés pueden aprender que el esfuerzo vale la pena, según el MIT
Los bebés que observan cómo un adulto se esfuerza ante una tarea difícil se vuelven más persistentes a la hora conseguir sus propias metas, según un reciente estudio del MIT Center for Brains, Minds and Machines, la National Science Foundation y el Simons Center for the Social Brain.

>>Todo sobre la Neuropsicología Infantil con este curso online (sólo 210€)

Para llegar a la conclusión de que es mejor intentarlo de nuevo, los investigadores pusieron a bebés a observar a adultos en la realización de una tarea que consistía en activar un juguete con un mecanismo algo complicado. Cuando les llegó el turno a ellos de activar el juguete, los científicos comprobaron que los bebés más persistentes fueron aquellos que habían visto a un adulto esforzarse, frente a aquellos otros que habían sido testigos de cómo un adulto resolvía la tarea sin esfuerzo.

>>Aprende a motivarles. Más info aquí
Esta teoría echaría por tierra la tendencia de no demostrarles que nos está costando llegar a una meta para evitar su frustración

El estudio sugiere, por tanto, que los niños pueden aprender el valor del esfuerzo después de ver a adultos trabajando duro por conseguir sus metas, si bien no matiza cuánto tiempo dura el efecto. Esta teoría echaría por tierra la tendencia actual de no demostrar ante los hijos que nos está costando llegar a una meta para evitarles frustración. Según los científicos, mostrar esfuerzo es enseñar a nuestros hijos el valor de ser persistente.

Útil para la escuela


Esta enseñanza es muy útil para el ámbito escolar, ya que los investigadores resaltan que los niños con una gran capacidad de esfuerzo obtienen mejores resultados académicos que otros infantes inteligentes pero sin espíritu de superación.

El estudio también demuestra que los niños aprenden muy rápido cuando el esfuerzo merece la pena. Con apenas dos ejemplos, los bebés que habían visto a un adulto luchar antes de tener éxito fueron más persistentes en su tarea que los que vieron al adulto conseguir su meta sin esfuerzo. Por otro lado, cuando el investigador dijo el nombre de los bebés, estableció contacto visual y habló directamente con ellos los resultados fueron mejores que cuando no se involucró directamente.

Los resultados del estudio sugieren que la capacidad de esfuerzo en la infancia es extrapolable a la persistencia en otros ámbitos en la edad adulta.

>>Trabaja en Educación Infantil con este curso de especialización con bebés (195€)

Especialista del trabajo con bebés en la escuela infantíl

 Leer ahora: 
¿Cuánto tiempo necesita un bebé para aprender un segundo idioma?