Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Leer entre píxeles

¿Los jóvenes leen más con las nuevas tecnologías? Cambian los hábitos de lectura, poco a poco también en clase.

Publicado en Mundo Educativo
Foto de Leer entre píxeles
Aunque inicialmente puede pensarse que los jóvenes leen menos que antes, lo cierto es que no es así y, en realidad, leen más, aunque sí han cambiado los hábitos de lectura, según se desprende del análisis de la evolución del sector editorial y de cómo las tecnologías de la información y comunicación están irrumpiendo en el trabajo en las aulas, que han realizado las editoriales Text-La Galera, Vicens Vives y Edebé, que forman parte Edutech Cluster, la asociación de empresas del sector TIC Educación para la promoción de la tecnología educativa.

»Ver cursos de LECTURA

»TIC en Educación
Leen más, aunque textos más breves.

De hecho, Internet se ha convertido en una herramienta clave para fomentar la lectura entre los jóvenes porque solo el hecho de navegar por la red hace que se lea más de lo que hacían las generaciones anteriores, aunque la tendencia no es a leer obras largas o extensas que requieren una atención continuada, sino más bien se hace una lectura fragmentaria.

Los cambios que han llegado con Internet no sólo afectan a la forma de leer, sino que también tienen sus consecuencias en el cerebro. Según se pone de manifiesto en varias investigaciones científicas, la lectura digital está propiciando que el cerebro tenga dificultades para hacer una lectura más profunda, crítica y analítica, además de propiciarse una disminución de la capacidad de concentración, lo que a su vez se ve favorecido porque la lectura en dispositivos móviles se suele hacer en movimiento, hay publicidad, notificaciones… y son todos ellos elementos de distracción para el lector.

»Ver cursos de COMPRENSIÓN LECTORA

Y es que, por ejemplo, según los investigadores de la Universidad de Tufts, un joven cambia su atención unas 20 veces a la hora de un dispositivo a otro, comportamiento que se tiende a reproducir cuando se sientan a leer.

»Ver cursos de DISPOSITIVOS MÓVILES
Los jóvenes leen más rápido pero de forma más superficial.

Los efectos de los cambios en la lectura también se dejan sentir en la capacidad para analizar información compleja, proceso que se ve dificultado, sobre todo, en las generaciones nacidas a partir de 1993, que tienden a leer más rápido y de forma más superficial, según la University College de Londres.

Pero, además, esta evolución en los hábitos lectores conlleva igualmente otros aspectos no tan positivos como que los estudiantes que emplean la pantalla estudian menos tiempo que los que lo hacen en un libro de papel porque la pantalla genera la sensación de un falso aprendizaje, lo que les lleva a dejar la tarea antes de tiempo, según las investigaciones de la Universidad de Haifa.

Unas consecuencias que los investigadores consideran que pueden solucionarse si las personas dedican un tiempo cada día sin utilizar móviles o tabletas para centrarse en leer tranquilamente un libro en papel. Además, para mejorar la concentración, recomiendan que estos dispositivos móviles no estén en la misma habitación.

El uso en el aula

Pese a estas controversias, el informe de las tres empresas editoriales refleja que la incorporación de Internet en la comunidad educativa también ha contribuido a este fomento de la lectura al haberse convertido la red en un recurso educativo, que permite complementar el libro de texto, teniendo al mismo tiempo un mayor protagonismo en el trabajo que se desarrolla dentro de las aulas en las que las nuevas tecnologías resultan más motivadoras y hacen más fácil algunos aprendizajes.

Unos cambios que se están introduciendo poco a poco en las aulas, siendo un proceso vivo y en continúa evolución que implica que se vaya sustituyendo de forma progresiva la clase magistral y unidireccional por un trabajo colaborativo entre los alumnos que lo llevan a cabo con recursos educativos y que son guiados por los docentes.

De hecho, las TIC son un apoyo muy enriquecedor para el libro de texto al generar contenido interactivo o crear actividades auto-correctivas y disponer de recursos que motivan al alumno, que recibe una atención personalizada a sus necesidades.

Sin embargo, a pesar de estas ventajas, las tres editoriales detectan que el libro de texto digital todavía está escasamente introducido, siendo empleado por el 5% de las entidades con las que trabajan estas empresas editoras frente al 50% que usa en el aula el libro en papel y el 45% que combina las dos opciones.

Proyecto educativo digital de Edebé en las aulas:



También te pueden interesar:

»Cursos para el AULA
»Cursos para MEJORAR LA CONCENTRACIÓN