La Ley de Universidades avanza con las tasas y la reducción de la temporalidad del profesorado en primer plano

La Ley de Universidades avanza con las tasas y la reducción de la temporalidad del profesorado en primer plano

El límite de tasas y la mejora en la contratación de personal docente e investigador, puntos clave de la reforma universitaria.

El Ministro de Universidades, Manuel Castells, ha presentado en Consejo de Ministros celebrado ayer martes el Anteproyecto de Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU) como primer paso del trámite para su aprobación. La reforma universitaria tiene como puntos clave principales la precariedad del profesorado y el acceso igualitario a la universidad, entre otros.

Tasas y acceso a la universidad

Precios públicos de tasas universitarias y becas son dos de los principales retos, tal y como detallan desde el propio Ministerio de Universidades, que constituyen uno de los puntos principales de la reforma universitaria. En la nueva Ley se destaca el derecho de los estudiantes en el acceso a becas y a ayudas en función de criterios socioeconómicos, así como la igualdad de oportunidades en el acceso a la universidad y su permanencia.

Reducir la temporalidad del profesorado al 20%

El anteproyecto de la LOSU contempla los tres niveles de progresión en la carrera académica: incorporación, consolidación y promoción. Entre las novedades para frenar la precariedad del personal de universidades, especialmente del personal docente e investigador, plantea reducir la contratación temporal de docentes del actual 40% permitido al 20%, así como subir el porcentaje mínimo de profesorado funcionario del 51% al 55%.

Tal y como especifica el propio Ministerio de Universidades en un comunicado, la nueva Ley ofrece varias vías de entrada y estabilización a la carrera académica a los profesores asociados que no cuenten con un trabajo principal fuera de la universidad:

– Por un lado, establece una reserva de plaza de al menos el 15% para profesorado asociado con título de doctor y con una relación contractual previa mínima de cinco años con la universidad.

– Por otro lado, se crea la figura transitoria del Profesorado Contratado No Doctor para personas con una relación contractual como docente durante al menos cinco cursos con una universidad pública.

Asimismo, la reforma universitaria introduce la equiparación entre méritos de docencia y de investigación en todos los concursos.

Internacionalización

Otro de los objetivos de la nueva Ley es crear más alianzas internacionales para que se puedan poner en marcha títulos con universidades extranjeras y fomentar la movilidad nacional e internacional de profesores, estudiantes, personal de administración y servicios reforzando programas como Erasmus+.

Además, contempla la modificación de la figura actual del profesor visitante e introduce una nueva figura de profesorado distinguido para atraer talento a la universidad.

«Un retroceso en los derechos estudiantiles»

Los estudiantes universitarios denuncian que la nueva Ley Orgánica del Sistema Universitario (LOSU) «supondrá un grave retroceso en la democracia interna de las universidades, así como en los derechos estudiantiles». Rechazan que la ley incorpore la posibilidad de que los rectores sean elegidos por un órgano externo a la Comunidad Universitaria, así como que los mandatos de los rectores amplíen a 6 años, lo que consideran que perjudicaría gravemente la democracia interna de las universidades.

Además, rechazan la fórmula de elección a rector, en el que dicho órgano estará formado por entre 20 y 30 miembros, de los cuales el 50% corresponderá a Personal Docente e Investigador (PDI) de la universidad, el 10% a los estudiantes, otro 10% al personal técnico, de gestión y de administración y servicios (PAS), y el 30% restante a personas externas a la universidad de reconocido prestigio, lo que supondrá una «devaluación del voto de los estudiantes».