Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

Identifican elementos que podrían dificultar la comprensión lectora en los niños

Las complicadas ilustraciones de los libros podrían hacer que los niños desvíen su atención y tengan una peor comprensión lectora.

Publicado en Mundo Educativo
Foto de Identifican elementos que podrían dificultar la comprensión lectora en los niños
La comprensión lectora es una asignatura pendiente en muchos niños. Se estima que un tercio de los estudiantes de Educación Primaria en EE.UU. presenta dificultades a la hora de leer. Investigadores de la Carnegie Mellon University han profundizado en las razones por las que esto podría ocurrir y han llegado a la conclusión de que poner numerosas y extravagantes ilustraciones puede desviar la atención el pequeño lector y añadirle dificultad a la comprensión del texto. 

Ver Curso de Animación a la Lectura para Maestros y Profesores

Los resultados han sido publicados en la revista NPJ Science of Learning. Anna Fisher, psicóloga y autora de la investigación, afirma al respecto que “no hay que olvidar que aprender a leer es un trabajo muy duro para muchos niños”.

Conscientes de ello, el diseño típico de los libros que los padres compran a sus hijos para motivarles en la lectura incluye muchas ilustraciones atractivas y coloristas que tienen como misión contextualizar la historia y convertirse en un elemento motivador para los más pequeños. Sin embargo, puede ocurrir justamente lo contrario, que estas imágenes inviten a desviar la mirada del texto y contribuyan a alterar el enfoque necesario para comprender la historia.

Ver Curso de Animación a la Lectura + Aplicación de las Bibliotecas Escolares y Web 2.0


En el estudio se pidió a 60 estudiantes de primer y segundo curso de Primaria de Pittsburgh que leyeran un libro diseñado para la práctica de la lectura en niños de su edad. La mitad tenía un diseño con grandes y complicadas imágenes, mientras que la otra mitad leyó el mismo libro pero simplificado, de manera que se eliminaron las imágenes más extravagantes, dejando solamente aquellas esenciales para comprender la historia. Además, se utilizó un dispositivo para controlar la cantidad de veces que la mirada de los niños se desviaba hacia las imágenes de la página.

Si bien el tiempo que cada niño pasó en cada página fue similar, casi todos los niños que leían la versión simplificada sufrieron una menor desviación de la mirada del texto y puntuaciones más altas en comprensión lectora. De esta manera, los niños que con más propensión a apartar la vista del texto se vieron más beneficiados con la versión simplificada. 

Estas conclusiones, según los investigadores, apuntan la necesidad de mejorar el diseño de los materiales educativos especialmente para lectores incipientes. Mejorando las ilustraciones, los niños pueden tener más facilidad para concentrarse y comprender mejor lo que están leyendo. Los científicos aseguran que no se trata de una solución milagrosa que elimine todos los desafíos que conlleva el aprender a leer, pero sí ayuda a tomar medidas para eliminar barreras y contribuye a que los niños disfruten más con la lectura.

Noticia relacionada:  Un estudio sobre el lenguaje de Harry Potter revela cómo el cerebro procesa palabras desconocidas