La ministra de Educación y Formación Profesional, Pilar Alegría, durante el debate del dictamen del Proyecto de Ley Orgánica de ordenación e integración de la Formación Profesional. | congreso.es

Foto: La ministra de Educación y Formación Profesional, Pilar Alegría, durante el debate del dictamen del Proyecto de Ley Orgánica de ordenación e integración de la Formación Profesional. | congreso.es

El Congreso aprueba la futura Ley de FP

El Congreso aprueba la futura Ley de Formación Profesional que inicia su último trámite camino del Senado para su aprobación definitiva.

El Congreso aprueba la futura Ley de Formación Profesional que inicia ahora su último trámite camino del Senado. El proyecto de Ley ha sido aprobado por 180 votos a favor, 88 en contra y 75 abstenciones.

Toda la FP será Dual.

La futura Ley establece un nuevo sistema de grados de Formación Profesional: A, B, C, D y E. De tal forma que el grado A se corresponde con unidades de aprendizaje más pequeñas o microformaciones, y los grados D y E con títulos y cursos de especialización.

El eje de la nueva norma es que toda la FP será Dual. Esto supone que se realizará tanto en el centro de formación como en la empresa, combinando formación teórica y práctica.

La ministra de Educación y Formación Profesional, Pilar Alegría, ha detallado que el objetivo de la nueva Ley es que «suponga sobre todo un acceso directo a un empleo digno y de calidad».

>> Quiero estudiar FP. Ver opciones.

Dos modalidades de FP

1. General: con una duración de formación en la empresa del 25% al 35%, y una participación de la empresa de hasta un 20% en los resultados de aprendizaje del currículo.

2. Intensiva: con formación en la empresa a partir del 35% y una colaboración de la empresa con el centro de formación de más del 30% respecto del currículo.

Propuesta: prácticas remuneradas desde el segundo trimestre

Uno de los puntos más destacados de la nueva Ley es que plantea que todos los estudiantes realicen prácticas remuneradas desde el segundo trimestre del primer curso. De esta forma, las empresas deberán firmar un contrato de formación y el sueldo asignado será correspondiente al salario mínimo.