Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Dislexia: causas, incidencia y consecuencias

La dislexia no tiene cura, pero con un tratamiento precoz se puede mejorar la capacidad lectora y de compresión de los afectados.

Publicado en Mundo Educativo
Foto de Dislexia: causas, incidencia y consecuencias
Una vez que se diagnostica dislexia en un niño algunos padres creen que llevando a su hijo a la consulta del oftalmólogo o el logopeda su hijo va a dejar de ser disléxico. No es cierto. La dislexia no tiene cura, tal y como se recoge en la tesis ‘Análisis mediante resonancia magnética funcional de las redes neuronales para la lectura en niños con dislexia’, que ha elaborado la neurorradióloga Ibone Saralegui. Sin embargo, con un tratamiento precoz y correcto se puede mejorar notablemente la habilidad lectora y la capacidad de compresión de la persona afectada.

»Quiero hacer un curso sobre DISLEXIA

»Ver cursos para mejorar la LECTURA
La dislexia es la dificultad para adquirir las destrezas lectoras, lo que impide alcanzar con normalidad el aprendizaje relacionado con la escritura.

Saralegui ha realizado investigaciones utilizando resonancias magnéticas junto con el oftalmólogo Ricardo Martínez, que demuestran que la dislexia es una disfunción neurológica, no visual.

 Los investigadores señalan, además, que la dislexia no tiene una única causa, aunque uno de los principales causantes es una alteración fonológica para la lectura de los niños. Así, las terapias visuales y auditivas no son adecuadas en el tratamiento de estos niños.

Por otra parte, los estudios también han concluido que en las lenguas opacas, es decir, las que poseen grafemas que pueden pronunciarse de varias formas, como ocurre en idiomas como el inglés y el francés, se duplica el porcentaje de niños disléxicos, mientras que en las lenguas transparentes y semitransparentes hay una menor incidencia de la dislexia.

Cuando a los padres se les comunica que su hijo padece dislexia se produce una mezcla de sentimientos. Las investigaciones concluyen que sólo cuando se aceptan los hechos por parte de los progenitores se pueden empezar elaborar estrategias positivas que ayuden al niño.

»Ver cursos para potenciar la memoria y el aprendizaje

Es fundamental que los padres acepten que su hijo padece esta alteración y se elogie al niño en sus esfuerzos. Conviene mantener el contacto regular con los profesores y echar una mano a los menores utilizando códigos de color para marcar sus libros y su estuche de lápices.

Para ayudar a sus hijos en la lectura y escritura es necesario que se trabaje en casa a través de una serie de ejercicios que pueden practicarse en juegos y actividades específicas, siempre intentando que el niño asocie la lectura a actividades placenteras.

Los docentes, por su parte, deben ser positivos y constructivos con el niño, no tacharle de vago o ser sarcástico con él. Lo más conveniente es elogiar sus capacidades y aprovechar sus puntos fuertes puede ayudarles en su aprendizaje. Asimismo, es necesario que se utilicen ejercicios prácticos en el aula para ayudar al alumno a compensar los obstáculos que suponen padecer dislexia.

También te pueden interesar:
»Cursos de Psicología Infantil
»Cursos de Refuerzo escolar