Cargando...

Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Diez claves para hacer un buen discurso, aunque no seas político

Para hacer un buen discurso es necesario captar la atención de la audiencia y lograr conectar con ella. Te enseñamos las claves para lograrlo.

Publicado en Mundo Educativo
Foto de Diez claves para hacer un buen discurso, aunque no seas político
En plena campaña electoral de cara a las elecciones generales del próximo domingo 28 de abril, los candidatos de los diferentes partidos políticos se afanan en hacer buenos discursos bajo el convencimiento de que puede ayudarles a conseguir más votos. Para realizar un excelente discurso, tanto si eres político como si no lo eres, es necesario conectar con la audiencia.

>>Te recomendamos: Curso de Hablar en Público, estrategias de oratoria. Presencial. 16 horas.

Si quieres saber cómo, aquí tienes las claves:

Elige un buen mensaje


Tienes que saber qué quieres decir. Lo mejor es centrarte en una idea concreta y efectiva para mantener la atención de tu audiencia. El candidato debe repetir varias veces el mensaje para que el receptor recuerde la idea principal del discurso.

Cuenta una historia


Lo que cuentes tiene que tener una estructura argumental, con introducción, nudo y desenlace. Arrancar con una anécdota personal siempre da buen resultado.

Atención a los detalles


Cuida tu vocabulario, tu aspecto, tus gestos y posturas corporales, y en general toda comunicación no verbal. Un bostezo, una risa a destiempo, un cruce de brazos o un suspiro pueden dar al traste con una comunicación exitosa.

>>Te puede interesar: Curso de Comunicación persuasiva y técnicas de oratoria. Presencial. 7 horas de duración

Menos lectura, más improvisación


Tu discurso es oral. Si lo perderás gran parte de tu espontaneidad y, por tanto, de tu credibilidad. Las frases deben ser cortas para no trabarse con ellas. Si el discurso ha sido escrito, léelo en voz alta previamente para ver su musicalidad y detectar fallos.

Sutileza y motivación


Las pausas y la entonación que des a tu discurso son detalles sutiles que, sin embargo, no pasan desapercibidos para la audiencia. En todo momento, las personas que te escuchan deben contemplar a alguien motivado.

>>Para ti: Formación empresa de Hablar en público, soy tímido y quiero...

Apóyate en la gestualidad


Utilizar gestos mientras hablas, sin que sea de manera exagerada, puede ayudarte a acentuar aquello que estás diciendo. Pero si utilizas demasiado la gestualidad puedes llegar a parecer sobreactuado. Lo mejor es utilizar la sonrisa, mostrar expresividad sin saturar y decantarse por gestos abiertos.

Evita el nerviosismo


En la medida de lo posible trata de controlar tus nervios y muéstrate seguro. A veces los tics gestuales, como jugar con un anillo o con un bolígrafo, apartarse el cabello de la cara o colocarse compulsivamente las gafas pueden denotar miedo o nerviosismo.

De pie y con contacto visual


A ser posible, da tu discurso de pie. Puedes desplazarse con naturalidad sobre el escenario, pero sin dar la espalda al auditorio. Establecer contacto visual con las personas que te están escuchando es fundamental.

Adapta tu discurso a la audiencia


Infórmate previamente acerca de cómo va a ser el tipo de público que acuda a escucharte. Cuanto más concisa sea la propuesta para el tipo de audiencia, más efectivo será el discurso.

Ensaya previamente


La mejor técnica para dar un discurso exitoso es ensayarlo antes y no dejar sitio a la improvisación. Incluso los mejores discursos, y los que más naturales parecen, han sido ensayados previamente. En estos casos, el espejo es tu gran aliado.

Leer ahora: ¿Miedo a hablar en público? Claves para superarlo