Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Conocer las "reglas del juego", clave en la adaptación de niños con TDAH

Dar sencillas instrucciones a niños con TDAH facilita su adaptación a nuevos escenarios y situaciones, según una investigación.

Publicado en Mundo Educativo
Foto de Conocer las "reglas del juego", clave en la adaptación de niños con TDAH
En general, el ser humano aprende a través del sistema de recompensa, que guía nuestro comportamiento, especialmente a la hora de adaptarse a una nueva situación en la que previamente no se han explicado las “reglas del juego”. Sin embargo, los niños diagnosticados con el Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) no disponen de los mismos recursos que el resto para hacer ese “reajuste” de su conducta y un nuevo estudio realizado por el Okinawa Institute of Science and Technology Graduate University en Japón ayuda a explicar por qué presentan esas dificultades.
Los niños con TDAH no disponen de los mismos recursos para hacer un "reajuste" de la conducta sin dar previamente una explicación

>>Ver curso online de Inteligencia Emocional y TDAH

>>Ver curso de EXPERTO EN TRASTORNO POR DÉFICIT DE ATENCIÓN E HIPERACTIVIDAD

Este estudio, publicado en el Journal of Child Psychology and Psychiatry, sugiere que los niños con TDAH no poseen esa capacidad de adaptar su comportamiento cuando las normas o situaciones cambian sin dar previamente una explicación. Por ello, se recomienda que los padres de los niños que padecen este trastorno deben contarles explícitamente las normas, las condiciones y los límites de cada nueva situación que experimenten para que ellos las conozcan de antemano, así como la acción por la que serán recompensados.

Los científicos de esta investigación señalan que, ante nuevos escenarios, los niños con TDAH deberían recibir un número reducido de normas, las cuales deben ser precisas y de corta duración para facilitar que ellos puedan mantener su concentración y atención, y así puedan seguir esas instrucciones sin problemas haciendo frente a diferentes contextos.

>>Ver CURSOS PARA PADRES

Además, la investigación destaca que a medida que es menor el número de normas a recordar, se incrementa la probabilidad de que el niño con TDAH las tenga en cuenta y las siga. Asimismo, esas “instrucciones” se deben adaptar a la edad y a las habilidades de cada niño. 

>>Ver curso SUPERPODERES EN LA FAMILIA

El equipo de investigadores está liderado por la profesora Gail Tripp, autora principal de este estudio y directora de la Unidad de Neurobiología de Desarrollo Humano en el Okinawa Institute of Science and Technology Graduate University (OIST).
"Tendemos a repetir aquellas acciones que son recompensadas", explica Gail Tripp

Las citadas conclusiones se basan en los resultados de un experimento en el que participaron 167 niños angloparlantes de entre 8 y 13 años, de los cuales más de la mitad tenían TDAH. Los investigadores plantean un juego a los niños en el que tenían que decidir si había más caras rojos o azules en las series de diez que se mostraban en una pantalla. Además, solo se les decía que serán recompensados al dar la respuesta correcta pero sin indicar cada cuanto tiempo ni tampoco la recibirán de forma sistemática con cada resultado.

>>Quiero hacer un CURSO DE PSICOLOGÍA INFANTIL

Al principio del juego,  los niños eran recompensados más veces con las caras azules que con la rojas y después de recibir 20 recompensas,se cambiaban las normas del juego sin previo aviso y había que elegir el mayor número de caras rojos. Los niños sin TDAH se adaptaron rápidamente a las nuevas reglas del juego y mostraron su tendencia clara hacia las caras “azules” como opción correcta, mientras que aquellos que padecían este trastorno solo hicieron un ligero cambio hacia las “caras rojas”.

Sin embargo, la segunda vez que se cambiaban las normas y se vuelven a recompensar los azules, la diferencia llega a ser incluso más pronunciada entre niños con o sin TDAH. Los niños sin TDAH adaptaban su comportamiento a favor de las respuestas azules, mientras que los niños con TDAH mostraban muy poco cambio en su patrón de respuestas.

Según Gail Tripp, “todos tendemos a repetir aquellas acciones que son recompensadas. Incluso si las normas para ser recompensados son raramente indicadas, la mayoría de nosotros nos movemos de forma efectiva entre diferentes escenarios, adaptando nuestro comportamiento para maximizar las oportunidades para ser recompensados socialmente.”

El TDAH es un trastorno de desarrollo neurológico biológico basado en el cerebro que afecta a alrededor del 5% de los niños en todo el mundo y es el resultado del desequilibrio de determinados neurotransmisores en el cerebro. El TDAH se da más frecuentemente en niños que en niñas y suele ser diagnosticado en pacientes menores de 12 años. El tratamiento del TDAH incluye medicación, comportamiento, terapias cognitivas y cambios en la educación y estilo de vida.

>>Ver curso de ATENCIÓN SOCIOEDUCATIVA - TDAH

Más información:
Behavioral sensitivity to changing reinforcement contingencies in attention-deficit hyperactivity disorder

Noticia relacionada:
Niños con TDAH, ¿cómo influye el contexto familiar en su evolución?