Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

Cinco factores que dañan tu memoria, según la ciencia

Consumir bebidas azucaradas, fumar, tomar bebidas alcohólicas o sufrir estrésson algunos de los enemigos declarados de tu cerebro, según apuntan muchos expertos.

Publicado en Mundo Educativo
Foto de Cinco factores que dañan tu memoria, según la ciencia
Si eres de los que se preocupa por el deterioro físico y mental que se sufre al ir cumpliendo años, y quieres que tu memoria siga tan joven como hace décadas, no dudes en alejar de tu vida estos factores de riesgo que, según apuntan muchos expertos, son los principales causantes de la degeneración de algunas funciones del cerebro, como la memoria.


Curso de Técnicas de Estudio Online

Lograr el máximo rendimiento requiere seguir una metodología.



Limita las bebidas azucaradas

El azúcar refinado se ha convertido en los últimos años en un alimento muy perverso para la salud. Tanto es así que, un estudio reciente publicado en 'Alzheimer's & Dementia and Stroke' ha revelado que las bebidas altamente azucaradas repercuten de forma directa en el volumen cerebral, la función cognitiva y la memoria.

Los resultados de este estudio revelaron que las personas que consumen frecuentemente bebidas azucaradas como refrescos o zumos, tienen más probabilidades de tener una memoria más pobre, así como un cerebro más pequeño (especialmente la zona que abarca al hipocampo del cerebro).

Además, los científicos que elaboraron este estudio encontraron que las personas que consumen este tipo de bebidas, multiplican por tres las posibilidades de sufrir accidentes cerebro-vasculares y demencia.

Sin embargo, si eres de los que prefieren los refrescos y bebidas 'light' porque crees que éstos son más saludables para tu organismo, lleva cuidado, ya que este estudio señala también, que este tipo de bebidas son igualmente dañinas para tu cerebro.

No fumes

El tabaco es uno de los enemigos declarados de la salud del ser humano, de eso no cabe la menor duda. Sin embargo, además de ser un mal hábito para los pulmones o para el corazón, muchos no saben que también es altamente perjudicial para el cerebro.

Y es que, según un estudio publicado en la revista Molecular Psychiatry, el consumo de tabaco acelera el proceso de envejecimiento del cerebro y suele influir, sobre todo, en la memoria así como en la capacidad de tomar decisiones y de resolver problemas.

Este estudio sugiere que las personas que dejan de fumar, pueden recuperar parte del tamaño original de su corteza cerebral, aunque aún no se ha demostrado de forma científica que así pueda ser.

Evita el alcohol

Beber una copa de vino o una cerveza en ocasiones especiales no es algo que afecte a nuestra salud. Sin embargo, si el consumo de alcohol se convierte en algo habitual en nuestra vida diaria, podríamos dañar seriamente nuestro cerebro.

Varios científicos del University College London han llevado a cabo un minucioso estudio de 10 años de duración, en el que han corroborado que el alcohol influye negativamente en nuestra capacidad de razonamiento, en la memoria y en la capacidad para resolver problemas.

De hecho, a través de este estudio se ha constatado que las personas de mediana edad que consumen bebidas alcohólicas con frecuencia, pueden tener hasta una edad cognitiva seis años por encima de la de las personas que no beben.

Aléjate del estrés

Llevar una vida demasiado estresante no es tampoco un buen hábito para conservar nuestra memoria en buen estado. Tanto es así que, diversos estudios científicos en los que se ha analizado el impacto del estrés sobre el cerebro, ponen de manifiesto que los niveles de hormonas que genera el estrés pueden acelerar a corto plazo la pérdida de memoria en personas adultas.

Incluso, en investigaciones anteriores, también se relacionó el estrés con el deterioro de la memoria en el trabajo. Por ello, llevar a cabo un estilo de vida saludable, alejado del estrés y siguiendo una buena alimentación, es fundamental para conservar nuestra memoria en buen estado durante más tiempo.

Duerme más horas

Cuando llegamos a la edad adulta, dormir durante al menos ocho horas cada día se convierte en un auténtico reto. Sin embargo, se ha demostrado que el descanso es fundamental para que nuestro cerebro regenere las neuronas y, por lo tanto, para conservar nuestra memoria.

Según apunta, Allen Towfigh, director médico de New York Neurology & Sleep Medicine, "las personas con privación del sueño y trastornos del sueño no sólo sufren de deterioro de la memoria, sino también de fatiga diurna, disminución de la atención, y reducción del tiempo de reacción".

Rellena el formulario para recibir más información sobre el Curso de Técnico en Relajación Corporal