A los seis años las niñas comienzan a verse menos inteligentes que los niños

Los seis años es la edad a la que las niñas tienden a verse como menos capaces intelectualmente que los niños, según prueban tres universidades de EE.UU.

Asociar brillantez intelectual al género masculino es algo relativamente común en la sociedad, pero científicos norteamericanos han descubierto que las chicas comienzan a verse como menos inteligentes que sus compañeros a una edad tan temprana como los seis años. Según los resultados de un estudio publicado en la revista Science y elaborado por las universidades de Nueva York, Illinois y Princeton (EE.UU.) este menosprecio del propio género tiene un impacto directo en las aspiraciones profesionales de las mujeres.

>>Ver Taller de Inteligencia Emocional para niños y adolescentes

Para realizar este estudio los investigadores han llevado a cabo diversos estudios con niños de ambos géneros con edades comprendidas entre los 5 y los 7 años, a quienes se les contó una historia de una persona muy inteligente. Después, se les pidió que adivinaran de qué persona se trataba, proponiéndoles dos hombres y dos mujeres. Además, también se pidió a los niños que predijeran cuál de los dos adultos de parejas de diferente sexo era “muy, muy inteligente”. Los estudios demostraron que a los 5 años las niñas seguían asociando a su género con brillantez intelectual, pero a partir de los seis años esto cambiaba, independientemente de contextos socioeconómicos y étnicos.

>>Apúntate: Taller sobre Cómo Enseñar Autoestima a Tus Hijos

Otra prueba consistió en que los científicos invitaron a niños y niñas de 6 y 7 años a participar en dos juegos, especificándoles que uno era “para niños muy inteligentes” y otro para “niños que trabajan muy duro”. Las niñas se mostraron mucho menos interesadas en el primero a partir de los seis años.

>>Ver curso de Educar en Positivo

Los investigadores concluyen que “las mujeres son menos propensas a cursar títulos superiores en campos que, según la creencia establecida, requieren de brillantez intelectual. Estos estereotipos comienzan a afectar las decisiones de las niñas en una edad muy temprana”.

Los científicos señalan también que conociendo cuándo comienzan a surgir estos estereotipos se puede intervenir y evitar consecuencias negativas sobre las decisiones educativas de las niñas y sus futuras opciones profesionales.