Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

¿Por qué el español usa más palabras que el inglés?

Al traducir un documento a otro idioma, el texto suele ser más largo o más corto. Una diferencia en el número de palabras que es evidente en el caso del inglés y del español. Pero, ¿por qué sucede?

Publicado en Idiomas y Comunicación
Foto de ¿Por qué el español usa más palabras que el inglés?

Los textos en español son más largos que en inglés. La longitud es evidente al hacerse la traducción. Por ejemplo, un documento de 300 palabras escrito en lengua inglesa llega a tener entre 350 y 400 palabras en español tras ser traducido. Una diferencia en el número de términos que no es casual y que también se produce en otras lenguas. Y, ¿por qué sucede? La clave está en la rapidez con la que se hablan los idiomas y en su densidad gramatical.


Este es el resultado de una investigación llevada a cabo en la Universidad de Lyon, que se centró en evaluar la velocidad con la que se hablan varios de los idiomas más importantes en el mundo. Un proceso para el que hablantes nativos de cada una de las lenguas tuvieron que leer un texto idéntico que fue traducido.


Con estas pruebas, los investigadores pudieron contar cuántas sílabas había en la grabación para cada idioma, dividiendo posteriormente ese número por el tiempo total grabado. El resultado de esta operación mostró la velocidad de las sílabas por segundo que se hablaban en cada uno de los idiomas.


>>Curso práctico de Gramática Española. Más info a través del formulario:


Curso práctico de gramática Española - Nivel básico





El español y el japonés son dos idiomas que se hablan con rapidez.



Por ejemplo, tanto el español como el japonés son idiomas que se hablan con gran rapidez, observándose una velocidad de 7,82 y de 7,84 sílabas por segundo, respectivamente. Sin embargo, el inglés se habla más lentamente con una velocidad de 6,19 sílabas por segundo. También forman parte de este último grupo otros idiomas como el chino mandarín, cuya velocidad es de 5,18.


Esta velocidad está relacionada directamente con la expansión (textos más largos) o la contracción (textos más cortos) cuando se traduce a otro idioma. De esta manera, aquellas traducciones que se hacen a un idioma que se habla rápido conlleva la expansión (como sucede al traducir al español), mientras que se produce la contracción –es decir, el texto queda más pequeño-, al traducirlo a una lengua que se habla lentamente como puede ser el inglés.


La velocidad a la que se habla el idioma no es el único factor que influye. También la densidad gramatical (cantidad de información que incluye cada sílaba) es importante. Los resultados de la investigación pusieron de manifiesto que los idiomas que se hablan más lentamente tienen una mayor densidad gramatical, de manera que se aporta más información en pocas sílabas. Por contra, esta densidad gramatical es baja en los idiomas que se hablan a una velocidad más rápida.


Sin embargo, esta correlación no supone que se transmita más o menos información en un tiempo determinado, ya que se ha comprobado que los idiomas transmiten aproximadamente la misma cantidad de información en el mismo período temporal.


Y es que, si se lee el texto en voz alta, se observa que prácticamente se tarda el mismo tiempo porque la mayor velocidad a la que se habla un idioma como el español anula las palabras adicionales que se necesitan en la traducción.


>>Te puede interesar: Curso de literatura española e hispanoamericana



Noticia relacionada: Mitos y verdades sobre el acento en inglés según Cambridge