Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Los niños bilingües son mejores comunicadores

Esta mejora se produce al prestar atención al tono de voz de la persona, sus gestos y perspectiva global para intentar entender lo que están diciendo en una lengua extranjera.

Publicado en Idiomas y Comunicación
Foto de Los niños bilingües son mejores comunicadores

nino con idiomas mejor comunicacion

Los niños bilingües son mejores comunicadores

 

Aprender idiomas puede tener ventajas en los niños al mejorar su capacidad de comunicarse, según se desprende de un estudio que ha sido realizado por investigadores de la Universidad de Chicago.

La clave estaría en que, al tratar de entender las palabras y la conversación en otro idioma extranjero, el niño intentaría captar todo lo que le resultase familiar con la esperanza de poder comprender algo sobre lo que se está hablando.

Esta acción de fijarse no sólo en las palabras, sino en el entorno, sobre todo, en el tono de la persona, el lenguaje corporal y en una perspectiva global es precisamente lo que mejora la capacidad comunicativa y facilita que la comunicación sea más eficaz.

Este efecto se registra en los adultos, aunque también se observa en los niños, que aprenden y desarrollan esta capacidad desde el principio cuando están aprendiendo una lengua extranjera, lo que se traduce en que cuando son adultos se convierten en mejores comunicadores.

Y es que los niños adquieren fácilmente el lenguaje y dominan el vocabulario y la sintaxis de la lengua, pero precisan de herramientas para ser mejores comunicadores.
Hablarles en otra lengua se convierte en un buen instrumento para mejorar la comunicación, según constata la investigación.

La investigación se ha realizado con 72 niños de 4 a 6 años de edad que estaban distribuidos en tres grupos: monolingües –poca exposición o ninguna a otra lengua además de al inglés-, aquellos que hablaban la lengua inglesa pero eran expuestos a otro idioma y los bilingües.

Cada uno de estos niños participó en una acción comunicativa con un adulto en la que también se introdujeron una serie de objetos en una cuadrícula, estando algunos de ellos bloqueados por los mayores para que solo pudieran ser vistos por los niños una parte de ellos.

Posteriormente, se les pidió a los niños mover uno de esos objetivos. Por ejemplo, la prueba consistió en que había tres coches –uno pequeño, otro mediano y el otro grande-, y se bloqueó el de menores dimensiones, pidiendo al niño que moviera el más pequeño.

La prueba permitió constatar que los niños que solo hablaban inglés movieron el objetivo correcto en un 50% de las veces, mientras que los que estaban expuestos a una segunda lengua lo realizaron bien en el 76% de las ocasiones. Los niños bilingües fueron los que mejor lo hicieron, eligiendo el objetivo correcto en el 77% de las veces.

¡Sigue a aprendemas.com en FacebookTwitterTuenti y LinkedIn!

Más información:

Early Exposure to a Multilingual Environment Promotes Effective Communication. University of Chicago