Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

Las máquinas se contagian de los sesgos racistas y sexistas de nuestro lenguaje

Un estudio publicado recientemente asegura que los sistemas de inteligencia artificial están recogiendo todos los estereotipos del lenguaje humano, incluidas las diferencias de género y raciales.

Publicado en Idiomas y Comunicación
Foto de Las máquinas se contagian de los sesgos racistas y sexistas de nuestro lenguaje
Desde que salieron a la luz los primeros ordenadores y robots, hemos tenido una tendencia natural a pensar que este tipo de máquinas son perfectas, y que están programadas sin ningún tipo de error por parte de los humanos.

Quiero hacer un Curso de Interpretación Profesional en MADRID


Sin embargo, una nueva investigación recogida recientemente en la revista Science ha puesto de manifiesto que los sistemas lingüísticos que se utilizan en la inteligencia artificial tienen rasgos sexistas y machistas, al igual que tiene el lenguaje humano.

El estudio, que ha sido llevado a cabo por Aylin Caliskan y varios compañeros del Centro de Políticas sobre Tecnología de la Información de la Universidad de Princeton, pone de relieve que el aprendizaje automático del lenguaje que llevan a cabo las máquinas, es el principal responsable de que éstas reproduzcan los sesgos sexuales y raciales de una forma inconsciente.

Sin embargo, el método que ha creado este grupo de investigadores es capaz de detectar estos sesgos y, quizá también en un futuro sea capaz de corregirlos, según han revelado ellos mismos.

Para llevar a cabo esta investigación, estos expertos han diseñado un test de asociación implícita específico para las máquinas que utiliza el método de encaje de palabras.

Quizá te interese: Curso de programación en C++


Gracias a este test, estos científicos de Princeton han sido capaces de reproducir diferentes estereotipos inconscientes de los humanos en las máquinas y han encontrado, por ejemplo, algunos hallazgos curiosos como la asociación de las flores con el placer, o la asociación de los insectos con el término malestar.

Atendiendo a sesgos puramente racistas o sexistas, estos investigadores han detectado que las máquinas asocian los nombres de estadounidenses de origen europeo a términos más placenteros, que los nombres de estadounidense de origen afroamericanos.

También han puesto de relieve que los nombres de mujeres están más asociados a palabras relativas a la familia, que a términos que tienen que ver con la carrera profesional. Y sin embargo, los nombres masculinos se asocian más con términos relativos al ámbito laboral.

Otro dato curioso extraído de esta investigación es, por ejemplo, que la palabra chica o mujer está más asociada con el arte que con las matemáticas o las ciencias.

Rellena el formulario para solicitar información del Máster en Automática, Domática y Robótica en BARCELONA


Automática, domótica y robótica


Noticias relacionadas

Todas las ventajas que te pierdes si no eres bilingüe