La gramática es espejo de la evolución cultural y genética según un estudio de la Universidad de Zurich

La gramática es espejo de la evolución cultural y genética según un estudio de la Universidad de Zúrich

Un grupo de expertos ha rastreado familias de idiomas relacionados mediante la combinación de datos de genética, lingüística y musicología.

A lo largo de la historia, la humanidad ha estado en movimiento y ha creado un complejo entramado de idiomas y tradiciones culturales dispersas por todo el mundo dejando, de esta forma, una profunda huella en los idiomas locales y en las tradiciones culturales.

Reconstruir esta compleja historia sigue siendo un gran desafío a nivel mundial. Un equipo de expertos de la Universidad de Zurich ha intentado resolver este complejo entramado, a través de un nuevo estudio en el que se han rastreado familias de idiomas relacionados durante más de 10.000 años.

Para llevar a cabo esta investigación, se utilizaron distintas combinaciones de datos de genética, lingüística y musicología a través de métodos digitales innovadores. Y es que, según expuso Charles Darwin en su Teoría de la Evolución, los genes y la cultura evolucionan de manera similar, y son transmitidos de generación en generación con ligeras variaciones en cada paso.

El hallazgo más destacado de la investigación es que la gramática es un espejo de la evolución cultural y genética humana y, por lo tanto, refleja la genética más que cualquier otra característica cultural.

Llegar hasta las raíces

El equipo internacional de expertos ha sido capaz de identificar qué datos revelan la mejor correlación entre la diversidad genética y cultural mediante la combinación de datos de genética, lingüística y musicología utilizando métodos digitales novedosos.

Concretamente, este equipo seleccionó el Noreste de Asia como una región particularmente interesante para este estudio, al ser esta zona del mundo la encrucijada central en la prehistoria de Asia y los nativos de América. Y es que, aunque sus poblaciones son genéticamente contiguas, la región es cultural y lingüísticamente muy diversa.

Los expertos analizaron datos que abarcan 11 familias de idiomas, como el tungusic, el chukuto-kamchatkan, el esquimal-aleut, el yukagir, el ainu, el coreano y el japonés. Además, obtuvieron nuevos datos genéticos de hablantes de Nivkh, un idioma aislado que se habla en la isla de Sakhalin, en Siberia.

Los investigadores compararon los genomas de estas poblaciones con datos digitales sobre su idioma, como reglas gramaticales, sonidos, listas de palabras, y también sobre su música.

Y, según explica el coautor principal de este estudio, Peter Ranacher: «Nuestros resultados sugieren que la gramática refleja la historia de la población más de cerca que cualquier otro dato cultural».

Gracias a los resultados obtenidos en esta investigación, este equipo de expertos concluye que la correspondencia entre la gramática y la genética refleja un complejo laberinto de descenso vertical y de contacto en la prehistoria.

>> Ver Cursos de ELE – Lingüística aplicada a la enseñanza del español.