Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

La forma de hablar al bebé influye en sus habilidades sociales futuras

La interacción entre padres y niños tiene un impacto directo en las habilidades sociales de la persona a lo largo de toda su vida.

Publicado en Idiomas y Comunicación
Foto de La forma de hablar al bebé influye en sus habilidades sociales futuras
A diferencia de lo que se tiende a pensar, los niños aprenden las habilidades sociales y no nacen con ellas. Un desarrollo en el que hay varios factores que son claves como el entorno y la manera en la que interactúan con los demás, aunque también hay otros aspectos que tienen especial relevancia como es la forma en la que los padres se comunican con los bebés.

Ver cursos de COMUNICACIÓN

Ver formación para trabajar en guarderías

Un estudio realizado por psicólogos de la Universidad de York ha sacado a la luz la importancia de la forma de comunicarse entre padres y bebés, teniendo un impacto importante a lo largo de la vida de la persona desde que se es pequeño –aunque no hable y solo balbucee-, hasta la vejez.

El estudio para llegar a esta conclusión se realizó con 40 madres y sus bebés de 10, 12, 16 y 20 meses, haciendo una observación del lenguaje que empleaban para las comunicaciones con los niños durante una serie de juegos. Sobre todo se incidió en aquellos comentarios que hacían los progenitores y que estaban relacionados directamente con la mente como el hecho de preguntarle al niño si se sentía frustrado por no poder abrir la puerta de uno de los juguetes.

Ver cursos de LOGOPEDIA

Ver cursos de IDIOMAS

Posteriormente, se volvió a realizar un estudio cuando los niños tenían entre 5 y 6 años de edad para evaluar la capacidad socio-cognitiva. En esta prueba se utilizaron las lecturas de un cuento sobre el que los niños tenían que responder a una serie de preguntas de compresión para comprobar si habían entendido los conceptos sociales como mentiras blancas, malentendidos, bromas… que se representaban.

Las pruebas permitieron evidenciar que los comentarios que habían hecho los padres cuando los niños eran bebés permanecían en la mente, estando más presentes en las respuestas y calificaciones de los niños a la edad de 5 ó 6 años.

Además, también se constató que la capacidad de la madre para sintonizar los pensamientos y sentimientos del bebé ayudaba a que el niño aprendiera a empatizar con las vidas de otras personas.

Ver formación para docentes

Unas conclusiones, publicadas en el British Journal of Developmental Psychology, que para los investigadores tienen consecuencias importantes para el desarrollo social del niño al prepararle para entender lo que otras personas podrían estar pensando o sintiendo.

Aparte, otros estudios llevados a cabo han establecido una vinculación entre las habilidades sociales de los niños a los 10 meses de edad con el aprendizaje de idiomas. Esta investigación de la Universidad de Washington se centró en analizar el comportamiento de los niños en relación al seguimiento visual de personas y objetos, observándose que los bebés que eran más activos con la mirada con un profesor de lenguas extranjeras tenían un aumento de la respuesta del cerebro. De este modo, la investigación relaciona las habilidades sociales y el papel de descifrar el código de la nueva lengua.

Más información:

'A longitudinal investigation of the relationship between maternal mind-mindedness and theory of mind', publicado en British Journal of Developtmental Psychology