Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

La exposición temprana a un idioma prepara el cerebro para aprender más lenguas

Una investigación desvela que el primer idioma prepara el cerebro para seguir aprendiendo más lenguas extranjeras posteriormente.

Publicado en Idiomas y Comunicación
Foto de La exposición temprana a un idioma prepara el cerebro para aprender más lenguas
La exposición temprana a un idioma tiene una relación directa en cómo el cerebro procesa los sonidos para aprender una segunda lengua posteriormente, según se recoge en una investigación realizada por la Universidad McGill y el Instituto Neurológico de Montreal, que se ha publicado recientemente en ‘Nature Communications’. Una vinculación que, además, se mantiene aunque el primer idioma que se ha aprendido ya no se hable.

>>Quiero SER BILINGÜE. Ver cursos

Esta conclusión se desprende del análisis que ha realizado el equipo de investigadores en niños de entre 10 y 17 años de edad que tenían diferentes orígenes lingüísticos y que se distribuyeron en tres grupos.

Los niños de un grupo nacieron y crecieron en familias de habla francesa monolingüe, mientras que los del segundo grupo se adoptaron de China por parte de familias francesas antes de que los niños tuvieran tres años de edad por lo que dejaron de hablar chino y solo oían y usaban el francés. Por su parte, el tercer grupo era bilingüe en chino y francés.

>>Me gustaría APRENDER CHINO. Ver curso
>>Quiero APRENDER FRANCÉS. Ver curso

La prueba se centró en la identificación de pseudopalabras francesas, como ‘vapagne’ y ‘chansette’, teniendo los niños que dar respuestas en función de los vocablos que escuchaban, proceso que los investigadores captaron a través de imágenes de resonancia magnética funcional con el fin de comprobar las partes del cerebro que se activaban.

>>Ver curso de EXPERTO EN ENSEÑANZA BILINGÜE

La prueba constató que todos los grupos de niños realizaron la prueba igual de bien, aunque las áreas del cerebro que se activaron fueron diferentes. Por ejemplo, en los niños franceses monolingües, las áreas del cerebro que se pusieron a funcionar fueron la circunvolución frontal inferior izquierda y la ínsula anterior, que participan en el procesamiento de los sonidos del lenguaje.

Por el contrario, en los niños bilingües y los que habían sido expuestos al chino desde pequeños se apreció que se activaba la circunvolución frontal media derecha, el lado izquierdo de la corteza frontal media y la circunvolución superior bilateral.

>>Ver cursos de INGLÉS PARA NIÑOS

De este modo, se comprobó que, en los niños chinos adoptados por familias francesas y que funcionalmente eran monolingües al hacer la prueba, el cerebro procesaba el lenguaje de forma similar a los niños bilingües, ya que se activaban las mismas áreas cerebrales, que se corresponden con las relacionadas con la memoria y la atención.

>>Ver curso de ESTIMULACIÓN COGNITIVA

Un hecho que los investigadores explican porque en el primer año de vida del niño, como paso previo al desarrollo del lenguaje, el cerebro está muy sintonizado para recoger y almacenar información sobre sonidos que son relevantes e importantes para el lenguaje que escuchan a su alrededor.

Estos hallazgos son considerados de interés para los investigadores al permitir conocer la influencia y la experiencia precoz en el aprendizaje de lenguas en la organización del cerebro posterior y su capacidad para adaptarse a los nuevos entornos de idiomas con el fin de dominar una lengua extranjera nueva.

Ahora, los investigadores están interesados en saber si las áreas del cerebro que se activan con estos idiomas tienen el mismo comportamiento con otras lenguas como el francés y el español.

>>Quiero ser PROFESOR DE ESPAÑOL. Ver curso

Más información:

Past experience shapes ongoing neural patterns for language. Nature