Cargando...

Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

¿En casa habláis varios idiomas? El bilingüismo mejora la atención de los bebés

Un nuevo estudio realizado por la Universidad de York pone de manifiesto que los bebés que viven en un hogar bilingüe muestran un mejor control de la atención que aquellos que están expuestos a un solo idioma.

Publicado en Idiomas y Comunicación
Foto de ¿En casa habláis varios idiomas? El bilingüismo mejora la atención de los bebés
Los beneficios de los hogares bilingües, en cuanto al desarrollo de los bebés, han vuelto a comprobarse en una nueva investigación en la que se ha realizado una comparativa de la exposición a uno o dos idiomas en el seno del hogar. Una investigación que se ha llevado a cabo en la Facultad de Salud de la Universidad de York y que arroja conclusiones claras en las que, una vez más, se constatan los beneficios del hogar bilingüe en el bebé.

Y es que este nuevo estudio ha permitido comprobar que los bebés que están expuestos a dos idiomas desarrollan un mejor control de la atención que aquellos que solo se exponen a una lengua porque, al estar en un entorno más complejo como es el hogar bilingüe, los bebés tienen que contrastar los dos idiomas al mismo tiempo.

Un hecho importante porque esta exposición en un ambiente bilingüe está considerada por el equipo de investigadores como un factor clave en el desarrollo de la atención en la infancia. Es más, puede sentar las bases para toda la vida en relación a los aspectos cognitivos de la persona. No obstante, no hay que esperar tanto para notar los beneficios del hogar bilingüe, ya que se comienzan a notar a los seis meses de edad.

>>Te interesa: Curso de Especialista en Inteligencia Emocional y Neurociencia en la Educación Infantil



Para llegar a estas conclusiones, la investigación –publicada recientemente en ‘Development Science’-, se centró en realizar dos estudios para medir los movimientos oculares de los bebés con el fin de evaluar su atención y aprendizaje.

Una prueba que se hizo con la mitad de los bebés expuestos a hogares monolingües y la otra mitad a ambientes bilingües en los que los dos idiomas se hablaban prácticamente el mismo tiempo. Además, todos los bebés tenían en común el hecho de no hablar, por lo que solo escuchan uno o los dos idiomas.

>>Te puede interesar: Curso de Atención psicoeducativa para niños con hiperactividad (TDHA)

El estudio consistió en mostrar imágenes a los bebés mientras estaban en una cuna con una cámara y una pantalla. Aquí fue donde los investigadores grabaron y rastrearon los movimientos que hacían con los ojos al observar las imágenes que aparecían sobre ellos en diferentes áreas de la pantalla, comenzado primero por el centro, luego por el lado izquierdo y, posteriormente, por el derecho.

Los bebés aprendieron que, si la imagen rosa y blanca figuraba en el centro, iría seguida de una imagen en la izquierda, mientras que el siguiente objetivo aparecería en el lado derecho si la imagen central era azul y amarilla. El segundo estudio fue similar, pero se cambió la regla a mitad del experimento.


>>Mira: Máster de Educación infantil especialista en atención temprana


Este seguimiento, que se hizo 60 veces con cada bebé, permitió descubrir que la diferencia entre los bebés de ambientes monolingües y bilingües radica en el sistema de atención utilizado para enfocar el lenguaje en lugar de en el propio lenguaje en sí. Y es que, por ejemplo, los bebés de hogares bilingües aprendieron mejor la nueva regla. Es más, eran capaces de anticipar dónde iba a aparecer la imagen.

La investigación igualmente sacó a la luz que las redes que son la base para el desarrollo de la atención se forman de manera diferente en función de si el bebé se cría en un hogar monolingüe o bilingüe. Un dato que es clave porque la atención es la base de toda cognición. Tampoco hay que olvidar que todo lo que venga a través del sistema de procesamiento del cerebro interactúa con el mecanismo de atención.

Lectura recomendada: La increíble habilidad de los bebés para aprender dos idiomas a la vez