Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

El idioma en una conversación influye en cómo se conectan los cerebros

Hablar la lengua nativa o conversar en un idioma extranjero hace que los cerebros de las personas que intervienen en la comunicación se sincronicen de manera diferente.

Publicado en Idiomas y Comunicación
Foto de El idioma en una conversación influye en cómo se conectan los cerebros
Diversas investigaciones han puesto de manifiesto la relación entre el cerebro y el idioma que se habla. Una vinculación que afecta al desarrollo cognitivo y que también influye en las relaciones personales, habiéndose observado sus efectos en el caso de las personas bilingües, sobre todo, desde la infancia.

Ahora, una nueva investigación ahonda en esa vinculación entre la influencia del idioma que se habla con la conexión con la otra persona que interviene en la comunicación. Y es que, según el Basque Center on Cognition, Brain and Language (BCBL) de San Sebastián, el idioma que se habla –nativo o extranjero-, influye en la sincronización de los cerebros de las personas que conversan, tal y como se hace eco la agencia SINC.

>>Interesante: Máster universitario en Lingüística aplicada a la Enseñanza de Inglés como LE (pregunta por BECAS) 

Esta sincronización cerebral, como se denomina en Neurociencia, se produce porque, al hablar, los cerebros de las personas trabajan simultáneamente, se sincronizan y establecen un vínculo único.

El estudio, que se ha publicado recientemente en la revista Cortex, establece que esta sincronización es diferente en función de si se habla la lengua nativa o la extranjera.

>>Mira este Curso de Lingüística y metodología de Lengua Española 

Diferencias al conversar en idioma nativo y no nativo


Para llegar a esta conclusión, los investigadores han realizado un experimento con 60 personas en parejas del mismo sexo, que no se conocían entre sí y con edades y características demográficas parecidas.

Estas personas, que estaban separadas por un biombo, tuvieron que seguir un guión y conversar sobre un tema general, pero alternando la lengua nativa y la extranjera. Durante este proceso, los investigadores midieron la actividad de las ondas cerebrales de forma simultánea a través de pruebas de electroencefalografía (EEG).

El resultado de este experimento ha permitido comprobar que la alineación de las ondas cerebrales es diferente, al igual que las áreas cerebrales que mejor se acoplan son distintas, según se hable en la lengua nativa o extranjera.

>> Te recomendamos: Curso online de Anatomía, fisiología y neurología del habla y del lenguaje (+ bolsa de empleo y prácticas). Pide aquí más info:

En anatomía, fisiología y neurología del habla y del lenguaje (Titulación propia universitaria con 4 Créditos ECTS)


Y es que, cuando se conversa en un idioma no nativo, los cerebros se alinean de diferente forma, estableciéndose un vínculo neuronal distinto al que se produce con la lengua nativa para poder comprender al otro hablante.

En concreto, cuando se habla la lengua nativa, las personas están más pendientes de las oraciones y el contenido global de las frases, mientras que otros niveles lingüísticos más complejos para los no nativos como sonidos y palabras centran la atención cuando se habla en una lengua extranjera.

Los investigadores creen –aunque no están claras las razones-, que este hecho se produce por las denominadas estrategias atencionales conjuntas, que consisten en codificar y procesar la información de forma coordinada y que son específicas para idioma. Así, con una lengua extranjera, las personas necesitan reconfigurar esas estrategias atencionales para entenderse.

La trascendencia de esta investigación va más allá porque los investigadores consideran que es un avance importante para, en el futuro, cuantificar la comunicación verbal entre dos personas. Esto unido a la posibilidad de que existan sensores integrados en los propios audífonos de los ordenadores abriría las puertas a evaluar cuantitativamente la implicación personal, el idioma o carga emocional al hablar a través de herramientas online como Skype.

El estudio, en el que se ha contado con la colaboración de varias instituciones internacionales como la Universidad de Toronto (Canadá) y la Universidad de Nebrija (Madrid), se suma a otro anterior que se llevó a cabo en el año 2017 en el que se describió el fenómeno de la sincronización cerebral en las comunicaciones en lengua nativa.

Lectura recomendada: El orden de las palabras de cada idioma predice la forma en que las recordamos