Curiosidades del portugués que posiblemente no conocías

Curiosidades del portugués que posiblemente no conocías

Conocemos más a fondo el portugués, un idioma que es lengua oficial de 260 millones de personas en el mundo, y que despierta un creciente interés por estudiarlo en diversos países, incluido España.

Puede que hoy en día el portugués no figure como una de las lenguas más demandas por los estudiantes de idiomas en comparación con el inglés, alemán o chino. Sin embargo, es una lengua cada vez más estudiada que abre interesantes puertas profesionales.

Los últimos datos estadísticos apuntan a que es el idioma europeo que más rápido crece en el mundo, siendo superado tan solo por el inglés. Además, es la sexta lengua más hablada en el planeta y la tercera en usar el alfabeto latino.

En concreto, el portugués se habla en nueve países de cuatro continentes, principalmente en Portugal y Brasil, pero también en África, en concreto, en Angola, Guinea Bissau, Mozambique, Cabo Verde, Santo Tomé y Príncipe y Timor Oriental. 

En total, son más de 260 millones de hablantes en todo el mundo y la cifra crece porque aprenderlo es obligatorio en Argentina y Uruguay. Esto hace que sea vista como una lengua con un gran potencial y como una de las principales en la comunicación de cara al futuro.

Son aspectos del portugués –es una lengua romance flexiva-, que suelen pasar desapercibidos, al igual que las características propias de la lengua, que van desde su origen a su fonética, gramática o diferencias entre las zonas en las que se habla.

>>Ver Cursos de Idiomas.

Origen

Dentro de estas curiosidades, comenzamos por su origen. El portugués es conocido como la lengua de Camões, nombre del escritor originario de Portugal y que está considerado como uno de los mayores poetas más importantes en lengua portuguesa. No fue el único “enamorado” de esta lengua. El propio Miguel de Cervantes la calificó de “dulce” y “agradable”.

El portugués moderno procede del idioma galaico-portugués. La primera gramática portuguesa se publicó en Lisboa en el año 1536, siendo obra del presbítero y profesor de retórica de Coimbra, Fernando de Oliveira, a pesar de que fue declarado oficialmente idioma en 1290 por el Rey Denis de Portugal. Esta declaración hizo que pasase a ser la lengua oficial.

A pesar de ese origen, cabe aclarar que tiene también una fuerte influencia del árabe a raíz de los moros islámicos del norte de África y Oriente Medio que conquistaron Portugal y España en el siglo VIII. Hoy en día, todavía perduran muchas palabras de origen árabe en esta lengua como ‘almofada’, que significa ‘almohada’, así como ‘azeitona’ para llamar a las ‘aceitunas’ o ‘garrafa’, que es la ‘botella’.

>>Ver Cursos de Traduccción e Interpretación.

Fonética

Entrando ya más en el idioma en sí, las curiosidades del portugués también están en su fonética. Por ejemplo, tiene 11 vocales con distintas variedades, ya que se pueden nasalizar y, además, la ‘a’, ‘e’ y ‘o’ tienen formas abiertas y cerradas. 

Y si las vocales llaman la atención, los acentos no se quedan atrás porque tiene más que el español: acento agudo, grave, circunflejo y auxiliares para algunas letras como el til (~), que se emplea en palabras como ‘mãe’, o el cedilha (lleva la ‘ç’).

Entre los aspectos más “chocantes” están las dos formas que hay para decir “usted”, palabra que se traduce como você (se usa con las personas con las que no se tiene confianza) o senhor y senhora, que es el equivalente al señor o señora en español. 

Y, por supuesto, el inglés tenía que estar presente. El portugués es otra de las lenguas que tiene influencia del idioma de Shakespeare, sobre todo, en el que se habla en Brasil. Casos concretos son las palabras como “equipo” que se dice “time” de “team” o la “ternera” que es “bife” por influencia de “beef” en inglés. 

Dentro de las palabras propias de la lengua, no se puede obviar el vocablo más largo formado por 46 letras. La palabra en cuestión es Pneumoultramicroscopicossilicovulcanoconiótico. Con ella, se alude al estado de una persona que padece una enfermedad producida por aspirar cenizas volcánicas. 

Más fácil es de pronunciar y de recordar es la palabra ‘saudade’, que es curiosa porque no tiene traducción literal en español. Su significado alude a un ‘te quiero’ o ‘te extraño’, aunque también se usa para expresar el sentimiento de nostalgia en relación a un amor a distancia. 

Y, a la hora de aprenderlo, no hay que olvidarse de que existen diferencias entre el portugués de Portugal y el de Brasil. Una de las principales es el pronombre en segunda persona. En el país luso, se emplea comúnmente ‘tu’ y ‘vós’, mientras que en el estado brasileño se usan ‘você’ y ‘vocês’.

Fonología

Las diferencias entre ambos también se encuentran en la fonología. El portugués tiene nueve vocales orales y 19 fonemas consonánticos, mientras que el portugués brasileño tiene ocho vocales orales y 13 fonemas vocálicos. Esta lengua suma cinco vocales que algunos fonólogos analizan como alófonos de vocales orales, diez diptongos orales y cinco diptongos nasales.