Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

¿Cuál es la mejor edad para aprender un segundo idioma?

Una pista: ya llegas tarde.

Publicado en Idiomas y Comunicación
Foto de ¿Cuál es la mejor edad para aprender un segundo idioma?
Aprender un segundo idioma es el objetivo de muchas personas. Y, aunque en la edad adulta no es imposible, es más fácil si se aprende cuando se es pequeño. En concreto, en la primera infancia. Al menos, así se recoge en las últimas investigaciones de la Universidad de Washington, publicadas en World Economic Forum, en las que se constata que un niño que crece en un hogar bilingüe en el que predomina el inglés aprende el español más fácilmente si se intercalan palabras en castellano en las frases en lengua inglesa. Porque, aunque popularmente se cree que confunden los idiomas, lo cierto es que no es así y los niños se convierten en hablantes nativos de ambas lenguas.

La investigación refleja que los bebés empiezan a aprender los sonidos del lenguaje antes de nacer, siendo la voz de la madre la más prominente cuando se está en el vientre. Luego al nacer, son capaces de diferenciar el idioma materno de otras lenguas y aprenderlas.


Grado en Traducción Online



No obstante, su aprendizaje depende del procesamiento de los sonidos. Todos los idiomas del mundo forman unos 800 sonidos, que el cerebro del bebé es capaz de diferenciar, presentando en esta etapa más facilidad para aprender lenguajes.

La investigación también pone de manifiesto que los niños de entre seis y doce meses de edad, que crecen en hogares monolingües, se especializan en los sonidos de su lengua materna, perdiendo en sus primeros cumpleaños la capacidad de escuchar las diferencias entre los sonidos de una lengua extranjera.

A esta resultado de la investigación se llegó tras estudiar el procesamiento cerebral de sonidos de lenguajes en bebés de 11 meses en hogares monolingües (solo se habla en inglés) y bilingües (se habla español e inglés), para lo que se empleó la magnetoencefalografía (MEG) para ver el momento y la ubicación de la actividad del cerebro en los bebés que escuchaban sílabas en español e inglés.

>> Especialización en Educación Bilingüe en Bogota 


Este estudio permitió ver algunas diferencias entre los niños de hogares monolingües y los bilingües. En concreto, a los 11 meses de edad –cuando la mayoría de los bebés comienzan a decir las primeras palabras-, se observó que los niños de hogares monolingües en inglés se especializaban para procesar los sonidos de esa lengua y no los del español, que les era desconocido. Por el contrario, los de hogares bilingües se especializaban en procesar los sonidos de español e inglés porque sus cerebros se sintonizaban con cualquier idioma que escuchasen de sus cuidadores.

Además, el aprendizaje de los dos idiomas no ralentiza el dominio de la lengua, ya que se ha constatado que los bilingües aprenden inglés al mismo tiempo que los monolingües y no conocen menos vocabulario a pesar de dividir su aprendizaje entre dos lenguas. Tampoco tienen problemas para modular su lenguaje para que coincida con la el idioma que emplea su interlocutor.

Las ventajas de aprender lenguas desde pequeños no solo se quedan en saber idiomas y aprender otros de manera fácil, sino que también tiene efectos positivos en el organismo porque se produce una mejora en el funcionamiento ejecutivo del cerebro, se frena su deterioro cognitivo y se protege frente al envejecimiento y el Alzheimer, y se incrementan las habilidades metalingüísticas, es decir, la capacidad de pensar sobre el lenguaje per se y de saber cómo funciona, entre otros beneficios.

Rellena el formulario para informarte de un Curso de Inglés a medida Online


inglés Upper-Intermediate B2


Te puede interesar