Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Los bebés aprenden centrando su atención en situaciones de complejidad intermedia

Los bebés centran su atención en situaciones que presentan una complejidad intermedia, evitando las que son excesivamente complejas y que su capacidad cognitiva no es capaz de comprender o las que son demasiado sencillas por ser aburridas. Es la conc

Publicado en Histórico Noticias
Foto de Los bebés aprenden centrando su atención en situaciones de complejidad intermedia
Estudiantes-grado-INEInvestigadores de la Universidad de Rochester han realizado un estudio que arroja nuevos datos sobre el aprendizaje de los bebés y en el que se pone de manifiesto que centran su atención en situaciones que no son ni excesivamente complejas ni demasiado simples, sintiéndose interesados por aquellas que presentan el nivel justo de complejidad y sencillez. [Ver cursos de Psicología cognitiva]

 

El estudio, que se ha publicado en la revista PLoS ONE, se realizó con un total de 727 bebés de ocho meses de edad, que fueron conectados a una serie de dispositivos de seguimiento de los ojos mientras veían diferentes animaciones de vídeo en una pantalla, además de colocar varios objetos en diversas áreas de la pantalla en períodos de prueba de corta duración.

 

La prueba demostró que los bebés pierden el interés cuando lo que veían en la pantalla se convertía en aburrido, es decir, era repetitivo o complicado, de manera que apartaban la mirada de la pantalla, momento en el que finalizaba la prueba. Una acción con la que los bebés comprendieron que tenían en control de los objetos y artículos que estaban viendo, por lo que aprendieron a mantener sus ojos en la pantalla si querían ver más.

 

Además, el estudio demostró que los niños son buscadores activos de información en lugar de receptores pasivos y que buscan información con una complejidad intermedia porque es la mejor manera de aprender del entorno, según explica Richard Aslin, coautor del estudio.

 

La investigación refleja también el alto nivel de procesamiento cognitivo que se produce dentro del cerebro de los niños, quienes procesan la información de una manera muy similar y tienen un “punto dulce” en el que encuentran que la información es suficientemente nueva como para ser emocionante, pero no tan complicada como para abrumar. De hecho, si la información que tienen ante sí está más allá de su capacidad cognitiva, pasan poco tiempo con ella.

 

Según los autores de esta investigación, los datos reflejados en el estudio pueden explicar también por qué a los bebés les gusta tanto leer una misma historia una y otra vez. Y es que en cada ocasión hacen una comprensión de algo nuevo y diferente de la historia, ya sean temas, temores, emociones o preocupaciones. Unos nuevos conocimientos que podrían demostrar los problemas emocionales, psicológicos o de desarrollo propias de esa etapa de crecimiento.

 

Estos hallazgos pueden igualmente ayudar a los padres a juzgar lo que los bebés quieren observando si continúan con la vista, hay gorjeo, vocalizan, mueven los brazos o las piernas, agarran o pierden la atención.

 

  


¡Sigue a aprendemas.com en Facebook, Twitter, Tuenti y LinkedIn!

 

 

 



Más información:

 

Universidad de Rochester



Noticias relacionadas en aprendemas.com:

 

Un estudio demuestra que los bebés leen los labios al aprender a hablar

 

Los bebés de 16 meses ya tienen capacidad para detectar el origen de un fracaso

 

Un divorcio bien llevado por los progenitores evita que los hijos tengan problemas de conducta

 

Los bebés bilingües mantienen la mente más abierta al aprendizaje de idiomas

 

Los bebés de cuatro meses son capaces de distinguir castellano y catalán