Cargando...

Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Tatuajes y piercing en el trabajo: de moda pero ¿bien vistos?

Tatuajes y piercings pueden limitar las opciones de contratación para determinados puestos de trabajo, sobre todo, si se requiere estar de cara al público. Pero no son los únicos empleos que se pueden perder.

Publicado en Empleo
Foto de Tatuajes y piercing en el trabajo: de moda pero ¿bien vistos?
Tatuajes y piercings llevan de moda varios años. De hecho, es habitual que muchos jóvenes, y también no tan jóvenes, se hayan sumado a esta tendencia para lucir algún tatuaje –más o menos visible en el cuerpo-, o bien incorporarse piercings, aros…  En algunos casos, no son solo una moda. Para muchas personas, forman parte de su estilo y filosofía de vida. ¿Qué sería de los rockers sin sus tatuajes? ¿Y de los punkies sin sus imperdibles colgando de las orejas o de los aros sujetos a la piel? Pero hoy en día son parte de la estética de cualquier persona, independientemente de su edad.

>>Ver aquí Curso de Asesor de imagen

Son solo algunas de los supuestos, aunque hoy en día podemos encontrar muchos más referentes e, incluso, muchos famosos que presumen de sus tatuajes, como es el caso de futbolistas o cantantes, entre otros.

Pero, ¿realmente se acepta esa imagen para trabajar? La respuesta parece clara: la mayoría de los españoles considera que la imagen personal es fundamental en el trabajo, siendo importante mantenerla siempre perfecta durante todo el tiempo.

Una opinión que indica el 83% de los más de 2.500 españoles encuestados desde Trabajando.com para saber qué opinión tienen de la imagen dentro de la empresa. Los datos son más que evidentes porque solo un 13% afirmó que no era importante si se realizan bien las funciones del puesto, mientras que el 4% reconoció esa importancia, aunque solo en los procesos de selección que se llevan a cabo antes de la incorporación al puesto de trabajo.

>>Te puede interesar: Curso online de Tatuaje Profesional + Higiénico Sanitario

Y, dentro de cómo puede afectar la imagen a la empleabilidad, los españoles también lo tienen bastante claro porque el 56% aseguró que sí pueden influir de forma negativa para determinados puestos de trabajo frente a un 34% que opinó que este tipo de objetos conllevan connotaciones de valores negativos. Solo el 10% consideró que no tiene por qué influir.

De todos modos, estos datos son un poco relativos porque tan solo un 15% reconoció que sí tenía alguno de esos complementos. Y, de ellos, el 14% los intenta esconder para no incomodar y el 20% los disimula para reuniones, entrevistas… El 66% indicó que actuaba con normalidad en su horario de trabajo.

Pero un dato importante en todo este debate de si influyen o no los piercings y tatuajes en el empleo: hay un 45% que señala que en las empresas en las que están trabajando no tienen ningún protocolo a la hora de vestir; un 42% sí lo tiene pero no explícito y, en un 13%, está incorporado en los estatutos.

Y es que la existencia de esos protocolos y su aplicación puede ser determinante para acceder o no a un empleo porque el empleador puede mostrarse en contra de este tipo de complementos. Y, aunque estos accesorios forman parte del ámbito privado de las personas, esta libertad se acaba en el momento en el que hay una manifestación de la empresa en sentido contrario a que se lleven tatuajes o piercings, entre otros.

Esto es especialmente importante para determinados puestos, sobre todo, los que implican estar de cara al público o en contacto con los clientes. Son casos en los que, además, se puede exigir al empleado que lleve el pelo limpio y cuide su higiene, la barba la mantenga bien o vaya afeitado a trabajar…

No son los únicos, también médicos y personal sanitario tiene limitaciones para llevar anillos, collares… al igual que deportistas o profesores de educación física porque estos accesorios pueden ayudar a que se produzcan lesiones o algún tipo de accidente.

En resumen, todo dependerá del empleador y del empleo porque, a veces, puede ser suficiente con que no estén visibles al público. Eso sí, en función de donde esté, por ejemplo el tatuaje, puede ser un tanto incómodo trabajar. O, ¿acaso apetece ir de manga larga con 40 grados o más de temperatura?

>>Apúntate: Curso de Normativa y legislación higiénico sanitaria (Micropigmentación, Tatuajes y Piercing). Más info en el formulario:


Lectura recomendada: ¿Buscas un giro profesional? Los trabajos con más demanda según LinkedIn