Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

Cinco preguntas clave para saber si debes cambiar de trabajo (y cómo hacerlo)

Ahondar en los motivos que impulsan la búsqueda de un nuevo empleo y saber lo que se quiere en un futuro profesional son preguntas determinantes que toda persona tiene que hacerse antes de tomar la decisión de buscar y encontrar un nuevo empleo.

Publicado en Empleo
Foto de Cinco preguntas clave para saber si debes cambiar de trabajo (y cómo hacerlo)

Con la crisis económica, muchas personas se vieron obligadas a trabajar en empleos que, inicialmente, no hubieran aceptado en otras circunstancias o bien a tener que conformarse con unas condiciones laborales –no solo salariales-, que no les satisfacían del todo.


Son personas que, conforme ha ido dinamizándose el mercado de trabajo, se están planteando buscar un nuevo empleo. A ello se suma el colectivo de todos aquellos profesionales que también quieren nuevos horizontes y avanzar en su trayectoria profesional.


Pero, ¿realmente es así o se toma la decisión muy a la ligera y luego viene el arrepentimiento? Para evitar este tipo de situaciones y tener la total seguridad de que realmente se quiere cambiar de empleo, es importante hacerse cinco preguntas como proponen desde Hays, que además son objeto de probables cuestiones a plantear en las entrevistas laborales que se hagan.


>>Becas completas para Máster en Dirección de Recursos Humanos. Más info aquí: 


Máster en dirección de recursos humanos



1. Razones por las que se quiere dejar el trabajo actual


La primera pregunta que todo empleado debe hacerse es por qué se quiere dejar el empleo y la actividad que se está realizando. Es importante detectar las razones exactas porque son fundamentales para saber el empleo que se está buscando. Realmente, son la base para hacer el cambio. Las respuestas pueden ser variadas: desde no sentirse valorado, no tener opciones de promoción o no poder desarrollar determinadas habilidades, entre otras muchas.



2. Futuro profesional


Otra de las preguntas obligadas –está en parte relacionada con la anterior-, es qué se quiere para el futuro profesional. Es decir, hay que plantearse si se desea promocionar y valorar si se puede hacer en la misma empresa en la que se está o es necesario cambiar de compañía. Es solo un ejemplo porque este análisis se tiene que efectuar con cada aspecto relacionado con ese futuro profesional. No hay que olvidarse de las habilidades que se quieren desarrollar o la experiencia que se desea tener, incluyendo la posibilidad de cambiar de ciudad o de, incluso, marcharse al extranjero, así como de dar el salto a otra profesión o sector de actividad.

>>Te recomendamos: Máster en Dirección de Personas y Desarrollo Organizativo (ESIC)

3. La empresa que se busca


Una vez que se tienen claros los anteriores planteamientos, la siguiente pregunta que uno tiene que formularse es la clase de empresa u organización en la que se quiere trabajar. Aquí se deben tener en cuenta varios aspectos como si se prefiere una gran empresa, multinacional de renombre, una pyme… y si se desea un ritmo de trabajo más dinámico o bien una actividad profesional con menos estrés, según apuntan desde HAYS. También es recomendable plantearse si se quiere trabajar con mucha gente o gusta más pasar gran parte del día en solitario, así como recibir indicaciones o bien tomar más responsabilidades.



4. Los beneficios


A la hora de buscar el nuevo trabajo, también se deben tener claros los beneficios que se desean. El abanico puede ser muy amplio, comprendiendo desde tener coche de empresa, mutua privada, no llevar uniforme y vestir como se desea a otra serie de ventajas como descuentos en gimnasios o actividades de wellness o los ticket comida.



5. Salario


Y, por supuesto, no hay que olvidarse de las expectativas salariales que se tienen porque, a veces, el cambio puede conllevar un menor nivel retributivo. En este caso, es importante plantearse si, realmente, se puede asumir esa pérdida de sueldo. Para fijar las expectativas salariales, lo mejor es hacer un listado de ingresos y gastos para saber cuánto se necesita para vivir. Y todo ello sin olvidar cuánto se vale como profesional y los sueldos que se están pagando en el sector porque, aquí, siempre hay que ser realista.



Noticia relacionada: ¿Eres introvertido? Cómo aprovechar tus valores en el trabajo