Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Así es como tiene que ser el contrato de formación y aprendizaje. ¿En tu caso se cumple?

El contrato de formación y aprendizaje es unas de las fórmulas más utilizadas por las empresas para incorporar jóvenes a su plantilla. Estos son los requisitos que deben cumplir y las condiciones que te tienen que ofrecer.

Publicado en Empleo
Foto de Así es como tiene que ser el contrato de formación y aprendizaje. ¿En tu caso se cumple?
Una empresa tiene muchas fórmulas para contratar trabajadores y muchas de ellas con bonificación incluida. Es el caso de los contratos de formación y aprendizaje, especialmente diseñados para fomentar la incorporación de jóvenes y que beneficia al empleado y a la compañía.

Si en la empresa te han ofrecido uno de estos contratos, deberías revisarlo para ver si se cumplen todos los requisitos legales, empezando por los tuyos. Y es que no todas las personas pueden firmar un contrato de formación y aprendizaje.

Sólo podrán hacerlo quienes cumplan estas condiciones, según detalla el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE):

- Que no puedan firmar un contrato en prácticas (este tipo de contrato es para licenciados universitarios con menos de 5 años de experiencia).

- Que tengan entre 16 y 30 años (la edad bajará a 25 años cuando el paro sea inferior al 15%).

En el caso de las personas con discapacidad, colectivos de exclusión social en empresas de inserción y alumnos de Escuelas-Taller, casas de oficio, talleres de empleo y programas de empleo formación no existirá límite de edad.
El sueldo no podrá ser inferior al Salario Mínimo Interprofesional, fijado en 735,9 euros al mes en 2018

El contrato que firmes deberá tener una duración mínima de un año o de seis meses en determinados convenios colectivos, pero nunca podrás estar más de tres años en esta situación. Del mismo modo, el sueldo nunca podrá ser inferior al Salario Mínimo Interprofesional, fijado en 735,9 euros al mes en 2018.

>>Apúntate para saber más: Curso de Contratos, Nóminas y Seguridad Social a Distancia



El contrato de formación aplica una reducción del 100% de la cuota del trabajador. En otras palabras, no se descontará dinero de tu salario bruto para realizar pagos a la Seguridad Social. Además, también te permitirá acceder al paro una vez finalice. Sin embargo, lo mas importante es que te permitirá compaginar trabajo y aprendizaje. Tanto es así que al final podrásobtener un certificado de profesional o un título de Formación Profesional, según sea el caso. Es decir, tendrás un título que te cualifique para desarrollar esa labor que has venido haciendo durante el contrato de aprendizaje.

Para adquirir esa cualificación, la jornada laboral en un contrato de formación no podrá dedicarse de forma íntegra a trabajar. Para que lo tiendas mejor, parte de tu día a día debe servirte para aprender bajo la supervisión de la empresa y de un tutor.  La ley marca claramente cómo debe distribuirse esta formación dependiendo de los años que se esté contratado:

- Primer año. Un 75% del tiempo será para trabajar y un 25% para formación.

- Segundo y tercer año. Un 85% del tiempo será para trabajar y un 15% para formación.

Como es lógico, la empresa también obtiene beneficios con este tipo de contratos. Para empezar se ahorrará pagar parte de las cuotas a la Seguridad Social por estos empleados. En concreto, se ahorrará el total si la compañía tiene menos de 250 trabajadores y el 75% si cuenta con más de esa cifra.

A esto hay que añadir la financiación de la formación que impartan a los trabajadores a través de bonificaciones en las cuotas laborales. Esto quiere decir que la empresa se ahorrará también un 25% de las cuotas laborales del trabajador el primer año y un 15% el segundo y tercer año de contrato. Adicionalmente,  recibirá 1,5 euros por alumno por cada hora de tutoría que ofrezca con un máximo de 40 horas al mes. Esta cuantía será de 5 euros para las empresas con menos de 5 trabajadores.

>>Te puede interesar: Curso de Traducción de Contratos Online

Por último y para incentivar la posterior contratación de estos trabajadores, existen beneficios por transformar este tipo de contratos en indefinidos y mantenerlos durante tres años. Las empresas que lo hagan recibirán una bonificación de 1.500 euros si quien añaden es un hombre y 1.800 euros si añaden a una mujer.

Ahora ya sabes por qué a la empresa le interesa que aprendas con ella y que te quedes por lo menos durante tres años.

Leer ahora: De prácticas a una editorial de Alemania por 1.400 euros al mes