Mujer trabajadora: Avances en una carrera de obstáculos

Hace varias décadas no era compatible ser mujer y a la vez trabajadora. Pero hoy en día son dos conceptos que van de la mano en el reto que supone la igualdad laboral. El 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, momento para poner de manifiesto los logros de la mujer en el mercado de trabajo y los grandes retos aún pendientes en materia de igualdad y conciliación.

Eva del Amo Redacción Aprendemas - 05/03/2012

|
Mujer trabajadora: Avances en una carrera de obstáculos

Las mujeres son uno de los colectivos que más sufren en el mercado laboral, tanto a la hora de encontrar empleo como de mantenerlo, e incluso cuando se trata de escalar posiciones dentro de una compañía, ocupar un puesto de responsabilidad o poner en marcha una empresa propia.
 
Más de 2,3 millones de mujeres españolas no tienen trabajo,lo que supone una tasa de desempleo del 23,32%, y las que tienen la suerte de tener un empleo perciben un salario anual un 20% menor al de los hombres por trabajos iguales. En general, las mujeres presentan sueldos más bajos que sus compañeros, independientemente de si trabajan a tiempo completo o parcial, lo que se explica por la mayor presencia de féminas en actividades menos remuneradas y en contratos temporales.
 
¿Qué frena a las mujeres?
 
A las mujeres les sigue pesando la maternidad, lo que les resta puntos para acceder a un empleo. La falta de conciencia y de políticas de conciliación de las empresas españolas dificulta que puedan compaginar la vida familiar con el trabajo.
 
Por un lado nos encontramos con mujeres que quieren ascender en su vida laboral pero tienen que hacer frente a los prejuicios aún existentes en muchas empresas, especialmente si se encuentran en edad de tener hijos. Y por otro lado, hay muchas profesionales a las que se les presentan excelentes posibilidades de crecimiento profesional, pero no están dispuestas a asumirlos porque no pueden conciliar.
 
También influye el hecho de que un 41% de las empresas no desarrolla acciones específicas que faciliten su promoción y, cuando las implantan, quedan prácticamente relegadas a la flexibilidad laboral, lo cual no es suficiente, según demuestra el estudio Desarrollo del liderazgo de las mujeres, elaborado por la consultora Mercer.
 
La flexibilidad laboral, los programas de asesoramiento y coaching, y la búsqueda de talento específico en los procesos de selección contribuirían a aumentar el papel que desempeñan las mujeres en el actual mercado laboral. Las empresas deberían identificar las féminas con alto potencial dentro de su organización, invertir en su desarrollo y promocionarlas a puestos de nivel.
 
Desenvolverse en un mundo de hombres
 
Algunas profesiones son consideradas tradicionalmente femeninas por precisar para su desarrollo de unas cualidades que tradicionalmente se han asociado a las mujeres. En el lado opuesto se encuentran otros sectores en los que se necesita más fuerza física o se requiere capacidad de decisión o gestión de equipos, lo que culturalmente siempre ha sido considerado propio del género masculino.
 
Es cierto que hoy en día, tanto hombres como mujeres puede desarrollar cualquier trabajo, pero aún existen profesiones típicamente femeninas o masculinas. Entre las actividades que, según el INE, tienen mayor presencia de mujeres se encuentra el comercio, sanidad, hostelería, empleo doméstico, producción de bienes y servicios, administración pública, actividades administrativasy servicios auxiliares. También son esencialmente femeninas profesiones relacionadas con el área social o de humanidades, como los recursos humanos, el periodismo, la educación (sobre todo en Educación Infantil y Primaria), la pediatría y la ginecología.
 
Cuando una mujer quiere traspasar la barrera y trabajar en una profesión considerada como “masculina”, como puede ser una ingeniería, se suele encontrar con limitaciones profesionales y culturales. Países como Abu Dhabi, por ejemplo, dan a entender su clara preferencia por tener como interlocutor a un varón. Pero no sólo ocurre en la empresa privada. Organismos públicos como el de los controladores marítimos o defensa tienen una plantilla formada casi totalmente por hombres.
 
En general, las mujeres no demuestran un gran optimismo en cuanto a igualdad laboral. La mayoría de las féminas está convencida que una década no será suficiente para acabar con la discriminación. Sólo un 4,9% opina que dentro de diez años las mujeres habrán conseguido la igualdad real en el panorama laboral, mientras que un 80,3% cree que, al menos, se habrá avanzado.
 
La reforma laboral, punto de controversia
 
Desde el Gobierno se apuesta por la reforma laboral para la creación de empleo en los sectores más desfavorecidos y ya se ha anunciado la puesta en marcha de un Plan Nacional de Empleo para Mujeres que contemplará incentivos para las empresas que contraten féminas. Además, la futura Ley de Emprendedores pretende crear medidas específicas para el emprendimiento femenino. a aquellas mujeres que quieran convertirse en empresarias.
 
También se va a poner en marcha un Plan Específico para la No Discriminación Salarial, con el que se intensificarán las inspecciones y las sanciones a las compañías que lleven a cabo prácticas discriminatorias y se premiará a las que lleven a cabo buenas prácticas con el distintivo “Igualdad en la empresa”.
 
El Gobierno también pretende la adopción de medidas para facilitar la reincorporación al trabajo tras un periodo de inactividad por motivos familiares. Asimismo, se tiene previsto realizar un Plan Integral de Apoyo a la Conciliación y se propondrá la creación de un Plan Estatal de Guarderías Laborales.
 
Por el contario, la oposición y los sindicatos opinan que la reforma salarial dará paso a un mayor desequilibrio salarial, que hoy se sitúa en torno al 22%. El sindicato UGT Extremadura ha advertido que con la reforma “habrá un mayor número de despidos o recortes de sueldo a las mujeres, y se incrementará la precariedad laboral de la mano de obra femenina”.
 
Por su parte, la secretaria de Igualdad del PSOE, Purificación Causapié, ha mostrado su convencimiento de que la reforma laboral supondrá un incremento en la brecha salarial. “La reforma laboral rompe el marco de diálogo social y las mujeres, que somos más vulnerables y estamos en el peor nivel, somos las que más riesgos corremos”, ha señalado.
 
 Según Causapié, “si un empresario puede decidir el cambio de turnos o de jornada en virtud de criterios económicos no se tendrán en cuenta los criterios que tienen que ver con las necesidades de conciliación”. La secretaria socialista también afirma que “con esta reforma se abre el despido en el sector público y en los servicios básicos en los que trabajan fundamentalmente las mujeres, como el sector educativo o sanitario. Si con nueve días de baja médica un trabajador va a poder ser despedido, me pregunto qué va a pasar con una baja por maternidad”.


Sigue en página 2: Pioneras y empresarias/Ejecutivas y científicas/Formación para mujeres