Técnicas infalibles al preparar una oposición y no perder la motivación

Técnicas infalibles al preparar una oposición para no perder la motivación

Los amplios temarios de las oposiciones obligan a buscar técnicas y métodos de estudio específicos para acordarse de todos los contenidos y no quedarse en blanco ante el examen.

Estudiar una oposición es una vía de acceso a un trabajo para muchas personas. Con independencia de cuáles sean las oposiciones más demandadas o las plazas a las que uno opte, las oposiciones suelen tener un punto común: el amplio temario. Y, evidentemente, hay que estudiarlo. Y no solo eso. También se debe comprender todo lo que se estudia y memorizarlo para hacer un examen perfecto y conseguir la ansiada plaza. 

1. Organización: no más del 70% del tiempo libre

¿Por dónde empezar? Lo primero está en la organización. De este modo, es importante calcular bien el tiempo necesario de estudio, teniendo en cuenta el tiempo disponible que se va a tener. A modo orientativo, se indica que el estudio debe concentrar, como mínimo, el 70% de las horas de tiempo libre diarias. Dentro de ellas, para rendir bien, siempre se recomienda hacer descansos aproximadamente cada hora, aunque esto depende de cada persona.

2. Un calendario para marcar metas

Con estos datos, lo siguiente que se aconseja es hacer el calendario de estudio diario, de manera que todos los días haya objetivos a conseguir para ir avanzando en el temario. No obstante, en estos cálculos, siempre hay que dejar algunos días para cubrir imprevistos o temas que se puedan “atascar” un poco más.

3. Técnicas que funcionan

Con este planillo, ya es posible empezar a estudiar. Y, para ello, es importante seguir una serie de técnicas para estudiar. En general, son muy conocidas porque se suelen utilizar también para aprender otras materias cuando se está estudiando en el instituto o en la universidad, por ejemplo. 

>>Ver Cursos de Oposiciones a Auxiliar Administrativo del Estado online. 

Subrayar textos y hacer esquemas

Las opciones son diversas y todo es cuestión de elegir con la que cada uno se sienta más cómodo o bien hacer alguna combinación porque no son incompatibles. Dentro de las más habituales y con las que se consiguen mejores resultados está el subrayado de los textos para destacar los conceptos o términos clave, así como hacer esquemas o fichas para recoger de una manera más sucinta y visible las principales ideas. 

Listados y resúmenes

Hacer listados con los principales y más importantes conceptos de cada tema igualmente es de ayuda, así como realizar resúmenes y anotaciones al margen, que ayudan a recordar ese contenido. Los cuadros comparativos o los cuadros sinópticos son otras técnicas que se pueden emplear en estos casos.

>>Te puede interesar: Cursos de Oposiciones a Inspectores de Trabajo y de la Seguridad Social. 

Cómo memorizar mejor un texto

Pero aparte de conseguir estudiarlo, hay que acordarse de todo el contenido y, en muchas ocasiones, son cientos y cientos de páginas. Así no queda más remedio que recurrir a técnicas de memorización para acordarse de todo. En este caso, también existen varias opciones como la técnica de la cadena, que se basa en identificar las palabras que sean claves o más importantes dentro de un resumen, teniendo que estar siempre relacionadas de una manera lógica. 

Otros estudiantes de oposiciones pueden preferir hacer historias inventadas en las que se emplean elementos afines a la persona, ayudando así a recordar los contenidos del temario.

Basada en la asociación está la técnica topográfica o de lugares. Con ella, lo que se hace es vincular conceptos con lugares que son comunes a cada persona a través de su imagen representativa, ya sea porque se han memorizado con anterioridad o se asocian con actos del día a día o con un itinerario frecuente. 

Para conceptos o palabras muy útil es la técnica de frases absurdas. En este caso, lo que se hace es idear una frase o varias con palabras, sílabas o con letras iniciales de lo que hay que aprenderse. La frase o palabra que se forme debe ser fácil de recordar y carente de sentido. Es decir: se recomienda que sea absurda como el nombre de esta técnica.

Y, cuando el temario tiene números (ya sean fechas, medidas o fórmulas matemáticas, entre otros), la solución puede estar en la conversión numérica, que consiste en asociar letras consonantes con números. 

 >>Ver Cursos de Oposiciones a Escuelas Infantiles online.