Los errores más frecuentes al preparar una oposición y consejos para evitarlos

Los errores más frecuentes al preparar una oposición y consejos para evitarlos

Preparar una oposición requiere de mucho más que horas y horas de estudio. Hay que evitar caer en errores como falta de información, temario desactualizado o una mala planificación.

Estudiar una oposición genera sentimientos enfrentados. Por un lado, es habitual sentir esperanza y deseo de optar a una plaza de empleo estable, aunque surge también la inquietud o cierto temor sobre la dificultad de superar las pruebas. Además, suele haber bastantes candidatos, aumentando así la competencia por cada plaza. 

A pesar de ello, superar la oposición y conseguir la plaza no es una misión imposible. Cada año, miles de personas consiguen su puesto en las distintas administraciones, ya sean europeas, nacionales, autonómicas o locales. Una buena preparación es fundamental, pero también hay otros aspectos –algunos de ellos son muy básicos-, que no se tienen en cuenta y que son igualmente decisivos o más que aquellos en los que se pone todo el foco o atención.  

1. No consultar el Boletín Oficial 

Lo primero es imprimir o descargarse de forma electrónica la convocatoria que se publica en el boletín oficial correspondiente. Es importante tenerla siempre y leerla, aunque sea extensa. Con ello, se evita presentarse a pruebas para las que no se cumplen todos los requisitos, olvidarse de los plazos y no conocer bien el temario ni la valoración de cada una de las pruebas, entre otros conceptos e información clave.

>>Ver Cursos para preparar las Oposiciones a Correos online. 

2. No elegir bien oposición 

Otro error habitual es no saber elegir la oposición que mejor se adapta a cada uno. Hay personas que optan por aquellas que popularmente se consideran que son más fáciles o las que más profesionales se preparan. No siempre es bueno. Lo ideal es presentarse a aquellas que están relacionadas con lo que se ha estudiado y se tiene formación para que sea más fácil superar la prueba y no descaiga el ánimo al poco tiempo por considerar que no se es capaz de afrontar el temario y los exámenes.

3. Información insuficiente

Antes de decidir prepararse una oposición, también es importante compilar información para lo que es de utilidad preguntarle a personas que ya se hayan preparado para los exámenes o a quienes ocupan esas plazas para conocer el trabajo que se realiza en realidad, saber más sobre las pruebas…

>>Quiero ser Inspector de Trabajo. Ver cursos para preparar la Oposición. 

4. Temario sin actualizar

Otro de los errores más frecuentes es elegir mal el temario con el que se va a estudiar la oposición. Siempre es recomendable emplear el del centro o academia en la que se estén preparando los exámenes porque ya estará actualizado y organizado para que dé tiempo de aprender todo.

No es conveniente así utilizar apuntes o libros de convocatorias anteriores porque ha puede haber contenidos que no es necesario estudiar o cambios que no estén reflejados, lo que llevaría a incurrir en respuestas incorrectas que, en algunos casos, restan puntos. De este modo, siempre es mejor elegir aquellos que son temarios oficiales. Y un error muy grave es también no usar las leyes para estudiar y basar solo el aprendizaje de la legislación en el temario, aunque sea de una academia. Así que ojo con las leyes.

>>Cursos de Oposiciones a Técnico de la Seguridad Social online. Ver opciones. 

5. Sin una buena planificación

A la hora de estudiar, la equivocación más frecuente es no hacer una correcta planificación o bien realizarla de manera insuficiente. Es totalmente necesario hacerla bien para cumplir los objetivos, abordar todo el temario y repasar.

6. Técnicas de estudio: ¿para qué?

Otro error habitual es no emplear ninguna técnica de estudio. Son fundamentales. Los temarios son amplios y es complicado poder recordar todos los contenidos. Técnicas como el subrayado, memorización o hacer esquemas y resúmenes puede ayudar a retener los temas abordados. Además, hay que elegir bien la técnica para preparar los exámenes porque no es lo mismo hacer un test que una exposición oral. 

>>Ver Cursos de Oposiciones online a Administrativo. 

7. No dedicar tiempo al ocio y la diversión

Antes hablábamos de que es necesario hacer una buena planificación y, en ella, es clave contemplar no solo las horas de estudio, sino también el tiempo que se va a dedicar a ocio o diversión. No hay que renunciar a él. Es necesario despejarse y hacer otras cosas para descansar la mente, favorecer el aprendizaje y la retentiva y evitar saturarse. Y, por supuesto, hay que guardar vacaciones. 

8. Obsesión

Y, finalmente, aunque no menos importante, hay que evitar obsesionarse con la oposición y con sacarse la plaza. No son pensamientos buenos. Más bien todo lo contrario porque pueden desanimar y producir una merma en el rendimiento. 

>>Prepárate las Oposiciones a Educador Social. Ver cursos. 

Noticia relacionada: Oposiciones más rentables que merece la pena plantearse