Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

¿Es tu primera vez? 10 trucos para sacar jugo a tu máster

Estudiar un máster requiere planificación y esfuerzo de los estudiantes, quienes deben prepararse de antemano para aprovechar todas las oportunidades que se abren ante sí.

Publicado en Orientación académica
Foto de ¿Es tu primera vez? 10 trucos para sacar jugo a tu máster
Si has elegido cursar un máster, estarás a punto de comenzar la formación o bien la habrás empezado ya. La elección del programa seguramente no habrá sido fácil porque hay un amplio abanico de posibilidades para cada actividad profesional y especialización. Una decisión que siempre hay que meditar mucho y que requiere un cierto esfuerzo para comparar todos los temarios, prácticas adicionales, conferencias… Pero ese esfuerzo no acaba ahí con la elección y el comienzo de las clases.

Y es que hacer un máster exige dedicación, sobre todo, si se quiere aprovechar al máximo todas las posibilidades que ofrece tanto de conocimientos como de networking, empleabilidad… Un motivo por el que se requiere trazar una estrategia, que se debe realizar antes de comenzar la formación.

¿Cómo se hace? ¿Cómo debe ser ese plan? Con estos diez sencillos trucos podrás sacarle todo el rendimiento a tu máster:

1. Plazos: con la elección del máster, seguramente habrás analizado bien todo el programa y los contenidos que se van a impartir. Una base que es idónea para establecer una hoja de ruta para seguir durante toda la formación con el fin de poder estructurar plazos para cada asignatura, módulo o materia que se aborde. De gran utilidad es preparar un calendario de estudio para organizar mejor esta planificación, sobre todo, cuando la formación es online, según recomiendan desde CEF-Centro de Estudios Financieros y la Universidad a Distancia de Madrid (UDIMA).

>>Apúntate a uno de los MÁSTER MÁS DEMANDADOS: Máster Universitario en Formación Del Profesorado de Educación Secundaria a Distancia

2. Tiempo: además de la planificación para cada módulo o asignatura, también es importante establecer un tiempo cada día que se destinará al estudio, tratando de que no haya elementos de distracción para aprovecharlo al máximo. Pero, para rendir, no es conveniente obviar que hay que hacer pautas y descansos, que igualmente deben estar bien estructurados.

3. Compatibilidades: la gestión del tiempo es todavía más imprescindible en aquellos casos en los que se estudia el máster y se trabaja. Para hacerlo más compatible, una buena opción es aprovechar los avances tecnológicos que facilitan la formación a distancia u online o bien optar por aquellos programas que concentran las clases presenciales en unos determinados días de la semana como pueden ser los sábados.

>>Estudia un Máster en Dirección y Gestión de Centros Educativos a Distancia

4. De principio a fin: uno de los errores más habituales es “picotear” en el programa para empezar o prestar más tiempo a las materias que son de interés o más nos gustan. Sin embargo, no hay que hacerlo porque así solo se conseguirá tener que hacer un esfuerzo extra en todas aquellas asignaturas a las que con anterioridad no se les ha prestado atención.

5. Entorno: las horas de dedicación al estudio son claves, al igual que el espacio o entorno en el que se vaya a estudiar, que debe tener un ambiente adecuado. Es decir, se recomienda una buena iluminación, sin ruidos, ser cómodo y que favorezca la concentración, entre otras características. Con estas premisas, hay que buscar el mejor sitio de la casa o bien optar por ir a una biblioteca.

6. Equipo: trabajar en equipo durante el máster, aunque sea online, es importante. De hecho, suele ser fundamental en la metodología educativa. Las distancias o la falta de tiempo ya no son un problema con las nuevas tecnologías y las diferentes plataformas tecnológicas.

>>Apúntate al Máster en Habilidades de Coaching y Gestión de Equipos

7. Participar: durante el máster no solo es conveniente trabajar en equipo, sino ser también participativo con profesores y resto de estudiantes. Este networking es muy valioso para recibir una ayuda puntual o bien de cara al futuro para mantener las relaciones y, quién sabe, si trabajar juntos.

8. Control: el esfuerzo que requiere cursar un máster puede dar origen a que se produzcan los llamados “bajones emocionales” durante los meses que se curse porque también el cansancio empieza a notarse. Una situación ante la que es importante controlar las emociones y no olvidarse nunca de no cambiar los hábitos de estudio para no perder el ritmo y recuperar la actividad con normalidad.

9. Apoyo: mientras se esté cursando el máster es positivo contar con el apoyo de familiares y amigos para que ayuden en esas situaciones de debilidad o de “bajones emocionales”. Si el problema está en los contenidos temáticos, lo mejor es acudir al tutor o docente de esa materia para recibir asesoramiento y consejos.

10. Dosificar: el esfuerzo debe dosificarse durante todo el máster. No es bueno empezar con mucha fuerza para luego no tener nada de energía en los próximos meses y hacia el final del curso. Es mejor ir lento, pero seguro. Un buen consejo es darse un tiempo de adaptación y, sobre todo, ser constante para poder ir cubriendo las diferentes etapas y alcanzar los objetivos.

>>¿Quieres dirigir empresas? Apúntate ya a este MBA online 

Máster en dirección y administración de empresas (MBA)