Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Elegir universidad: el papel de los rankings y otros aspectos clave

Es conveniente prestar atención al nivel de empleabilidad y la reputación de la universidad a nivel internacional y entre los reclutadores.

Publicado en Orientación académica
Foto de Elegir universidad: el papel de los rankings y otros aspectos clave

Elegir universidad no siempre es fácil porque el estudiante tiene que valorar muchos aspectos para tomar su decisión. Muchos de ellos se fijan en los conocidos rankings para comprobar y conocer aspectos como, por ejemplo, la empleabilidad y la calidad de la enseñanza para tener una orientación previa.





Quiero estudiar una carrera. Ver grados


Me gustaría estudiar un máster. Ver opciones


Sin embargo, los rankings son relativos porque las posiciones que ocupan las universidades varían. Un hecho que sucede no porque las técnicas o sistemas que se empleen no sean objetivos o fiables, sino por la cantidad de aspectos que se valoran que hace que unas destaquen en unos parámetros concretos, mientras otros centros tienen otras potencialidades.


Pese a ello, los rankings universitarios pueden ser de ayuda para los estudiantes, puesto que en muchos de ellos se ofrece la posibilidad de hacer la propia combinación de variables para atender a los aspectos que más preocupan o por los que tienen más interés los futuros estudiantes.


Y es que principalmente los futuros alumnos se centran en analizar aspectos como la empleabilidad y la calidad de la enseñanza en primer lugar, aunque igualmente se presta atención a la experiencia de los estudiantes, la labor de investigación que se realiza y el coste de estudiar en ella.


Pero, ¿son suficientes esos parámetros? ¿En qué hay que fijarse realmente en estos rankings? ¿Qué aspectos deben combinarse para elaborar el propio y hacer la selección de la universidad más adecuada para cada uno? ¿Cómo tengo que utilizarlos? Las respuestas a todas estas preguntas que están en la mente de muchos estudiantes no son una ciencia exacta, aunque sí se pueden dar una serie de consejos o pautas de ayuda.


En primer lugar, hay que tener claro que una de las ventajas principales de los rankings es que permiten combinar diversas variables por lo que estos listados pueden utilizarse como una orientación inicial para hacer una preselección con el fin de identificar aquellas instituciones universitarias que más pueden encajar al alumno tanto por tema y estudios como por el país en el que cursarán sus estudios, según se recoge en el estudio realizado por QS centrado en cómo se deben utilizar los rankings.


Esta preselección se realiza de forma rápida, puesto que el ranking muestra las universidades que son más reconocidas en todo el mundo, además de reflejar una visión más específica sobre su empleabilidad y las perspectivas laborales de cara a buscar un empleo posteriormente.


Mejorar mi nivel de idiomas antes de entrar en la universidad


En segundo lugar, en el estudio se recomienda comprobar la reputación de las universidades, sobre todo, de aquellas que son menos conocidas o no se ha oído hablar de ellas, ya que puede darse el caso de que el programa formativo sea de interés para el estudiante pero se desconozca la reputación de la institución académica, sobre todo, si es a nivel internacional.


Esta comprobación no tiene que hacerse solo con los datos del ranking, puesto que no todas las universidades o centros académicos aparecen en él como es el caso de instituciones más pequeñas o las especializadas en un área muy concreta. Algo que no entraña que no tengan reputación. De esta manera, es conveniente antes de tomar la decisión consultar otras fuentes de información.


En tercer lugar, es recomendable comparar las universidades atendiendo a los diferentes parámetros que más interesen al alumno con el fin de hacer una comparativa más profunda. Por ejemplo, aspectos que hay que tener en cuenta son la reputación académica y de cara los empleadores, así como la labor de investigación y el profesorado o la proporción que hay de estudiantes y de docentes internacionales.


Este análisis permite acotar las universidades que pueden ser más adecuadas. La elección final dependerá del número de instituciones académicas que se haya preseleccionado. De este modo, si la decisión se tiene que tomar sobre dos o tres universidades, el ranking puede ser más útil porque con él se conocen rápidamente sus principales puntos fuertes y débiles, mientras que en el caso de que se hayan elegido más centros habrá que fijarse en más aspectos como el contenido concreto de los cursos. A veces, puede ser de utilidad recabar más información, por ejemplo, contactando con antiguos alumnos o estudiantes actuales para conocer la experiencia de formarse en ella de primera mano.


Y una vez hecha la elección hay que sacarle el máximo partido a los puntos fuertes de la universidad en la que se vaya a estudiar de cara a la empleabilidad. Por ejemplo, si la opción elegida es una institución académica de renombre a nivel internacional, siempre hay que indicarlo al reclutador para que lo tenga en cuenta como referencia. Pero si la alternativa es una menos conocida, hay que aprovechar todos estos puntos fuertes para que se conozcan y ponerlos en valor.


 


Más información:


How do students use ranking. QS