Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Diez consejos para afrontar el repaso final antes de los exámenes

Estudio y planificación son la clave del éxito ante cualquier examen, pero otros pequeños trucos te ayudarán en los repasos finales antes de la prueba.

Publicado en Orientación académica
Foto de Diez consejos para afrontar el repaso final antes de los exámenes
La preparación de un examen supone estrés. Y aunque la planificación y el estudio es la base del éxito, estos pequeños trucos pueden ayudarte antes de la prueba.

Cuida tu alimentación. La regla de oro es no atiborrarse de snacks, refrescos o café, y no saltarse comidas, especialmente el desayuno. En época de exámenes te conviene consumir verduras, legumbres, pescado, leche, huevos, frutas y hortalizas, y obtener energía de alimentos como cereales, pasta, arroz o pan. Una dieta equilibrada, con comidas poco copiosas y varias veces al día, te ayudará a rendir más y mejor.

>>Ver curso de Técnicas de Estudio Online

Deja a un lado los fármacos. Muchos estudiantes echan mano de los fármacos al pensar que pueden aumentar su concentración o ayudarles a mantenerse despiertos, pero esta práctica conlleva riesgos. Los expertos no consideran peligrosos algunos complejos vitamínicos, pero no serán necesarios si llevamos una dieta equilibrada.

>>Me gustaría hacer un curso de Gestión y Control del Estrés

Organiza tu horario. Planificar qué es lo que vas a aprender, en qué orden y en cuánto tiempo es el primer paso. Hay estudiantes que se concentran mejor por las mañanas y otros por la noche, pero nunca hay que ponerse a estudiar con sueño. En cambio, resulta conveniente que el horario previsto sea algo flexible, para afrontar posibles imprevistos.

Haz un repaso eficaz. La habitación, y especialmente la mesa de estudio, deben estar ordenadas, bien ventiladas y con todos los materiales a mano. Un repaso debe incluir prelectura, lectura con subrayado, resumen y esquema, memorización y autoevaluación.

Duerme las horas que necesitas. Lo ideal es entre siete y nueve horas. Antes puedes darte un baño de agua tibia o hacer ejercicios de respiración profunda para relajarte.

Mantente en forma. El deporte te ayudará a despejar la mente y relajarte. Procura hacerlo entre el estudio de una y otra materia, o cuando te sientas fatigado mentalmente.

Controla tu ansiedad. Uno de cada cuatro estudiantes tiene ansiedad anticipatoria o miedo a no aprobar los exámenes, lo que va unido a sensaciones de inseguridad, malestar, pesadumbre, miedo, bloqueo y falta de confianza, y también puede incluir manifestaciones fisiológicas. Lo ideal es parar los pensamientos negativos cuando aparezcan e intentar mantener la mente siempre en el presente.

Mantén alta tu motivación. ¿Y si te das un pequeño premio por cada logro conseguido? Tú ya sabes lo que te gusta: un pequeño paseo, una llamada telefónica, un vistazo a las redes sociales…

Planifica tus exámenes. Haz siempre las preguntas que te sepas al principio, lo que te ayudará a mantener alta tu autoestima. Si las preguntas de “verdadero o falso”, ten en cuenta que algunos expertos consideran que las respuestas verdaderas son más comunes.

Prevé tus resultados. Si has estudiado, aprobar es lo más probable que suceda. Pero si suspendes, lo que tendrás que hacer será un ejercicio de autoanálisis para saber las causas y ponerles solución, y conseguir así lograr el éxito en las siguientes pruebas.

>>Apúntate: Curso de Técnicas de estudio online