Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

De dónde viene la inspiración y cómo lograr que aparezca

La inspiración viene y va y no puede convocarse a tu antojo, pero sí puedes ayudar a que llegue más a menudo.

Publicado en Orientación académica
Foto de De dónde viene la inspiración y cómo lograr que aparezca
Mirada perdida, una expresión que se va tornando de estupefacción en una leve sonrisa y... ¡problema resuelto! Piensa en House, Sherlock Holmes, Castle o El Mentalista. A golpe de inspiración, así es como muchas series terminan solventando hoy en día los entresijos que plantean en cada capítulo. Y sin embargo lograr que aparezcan las musas no es una tarea sencilla.
"Cuando la inspiración llegue, que me encuentre trabajando" decía Pablo Picasso

»Cursos para potenciar la CREATIVIDAD

»Cursos de RELAJACIÓN


Si has vivido algún momento de inspiración pura en tu vida sabrás lo importante que es ser capaz de aprovecharlo y lo productivo que puede llegar a ser. El texto que hasta ese momento se resistía fluye, la solución al problema matemático aparece delante de ti o esa conexión que no veías se plasma ante tus ojos. La inspiración está más ligada a actividades creativas precisamente porque es la antesala de la creatividad.

»Cursos de INTELIGENCIA EMOCIONAL

El problema es que la inspiración no se puede controlar ni invocar de forma mágica a las musas como hacían los poetas griegos. Sin embargo, diferentes estudios han concluido que sí es posible entrenarla, preparar la mente para que estos momentos de inspiración sean más frecuentes.

Al final, la inspiración no es sino fruto de la interacción entre los conocimientos que ya posees y la información que recibes del mundo. Precisamente por eso decía Pablo Picasso que “cuando la inspiración llegue, que me encuentre trabajando”.

»Cursos para mejorar tus habilidades de REDACCIÓN

En este sentido, los psicólogos Todd M. Thrash y Andrew J. Elliot han descubierto que las personas con una mente más abierta a vivir nuevas experiencias tienden a tener más momentos de inspiración. Por eso mismo, es más fácil sentirse inspirado tras leer un libro o ver una película que nos ha sorprendido.

El arte y en términos generales todo lo que nos resulta agradable a la vista también ayudan a despertar la creatividad y la inspiración. Como destacan Trash y Elliot, “la motivación humana surge a través de la belleza y la bondad que nos preceden y nos despiertan hacia mejores posibilidades”. Por eso mismo muchos escritores, pintores e incluso científicos buscan entornos de trabajo al aire libre o en entornos dignos de admirar.
Algo tan sencillo como cerrar los ojos o mirar a través de la ventana ayuda a la inspiración

Asimismo, hay otras fórmulas para llamar a la inspiración al alcance de todo el mundo. Una reciente investigación de Carola Salvi de la Universidad de Milán-Bicocca ha descubierto que pequeños gestos cotidianos como cerrar los ojos, mirar a una pared en blanco o simplemente mirar a través de la ventana puede ayudar a inspirarse.  Según sus hallazgos nuestra mente se activa cuando dejamos de lado las distracciones y nos enfocamos en nuestro interior.

Investigaciones previas ya han demostrado que resolver un problema de forma analítica o hacerlo a golpe de inspiración activan partes diferentes del cerebro y coincidían en que dejar de lado las distracciones y desviar la atención hacia uno mismo son clave para ser más creativo e inspirarse.

En este sentido, Salvi explica que parpadeamos más conforme se incrementa el trabajo cognitivo interno y menos cuando estamos muy atentos y concentrados en una tarea. Por eso mismo, siempre se recomienda tomar un descanso y desconectar cuando estás atascado para, por ejemplo, escribir un trabajo o hacer una redacción. Y también por eso, para ser creativo e inspirarte debes aprender a ser paciente.

También te pueden interesar:
»Cursos de AYUDA AL ESTUDIO
»Cursos de CREACIÓN

 

Más información:

Inspiration as a Psychological Construct. Todd M. Thrash and Andrew J. Elliot. University of Rochester (NY)