Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

Cómo ser Trabajador Social: formación y salario de una profesión con vocación de ayudar a los demás

Los trabajadores sociales tienen que cursar la titulación específica, pero también deben tener una personalidad y características específicas para trabajar con los diferentes colectivos que precisan de asistencia o ayuda.

Publicado en Orientación académica
Foto de Cómo ser Trabajador Social: formación y salario de una profesión con vocación de ayudar a los demás
Hay muchas profesiones que son vocacionales, pero pocas de ellas llegan a tener tan alto nivel de vocación como la de trabajador social. Un perfil que, desde hace ya unos años, está en auge con el fin de atender las necesidades de diferentes colectivos que, cada vez, son más numerosas, habiéndose incrementado también el número de personas que las precisan. 

El trabajador social se ha convertido en un profesional clave para ayudar a los demás, pero sus funciones no tienen que confundirse con la caridad. Son dos términos distintos: el trabajador social realiza funciones con el fin de ayudar, apoyar y proteger a las personas que no siempre tienen por qué estar en la indigencia o ser inmigrantes o refugiados. Pueden estar pasando una mala situación personal o profesional, estrechez económica, quedar desprotegidos como los niños o precisar de ayuda para el día a día bien por alguna discapacidad o por formar parte de la tercera edad, entre otros supuestos.

>>Te puede interesar: Oposición Trabajador Social sanitario

Qué formación necesita un Trabajador Social


Es un trabajo para el que se necesitan conocimientos especializados que se adquieren cursando el Grado de Trabajo Social, que es posible cursarlo en las diferentes universidades españolas. Su programa formativo, de cuatro años de duración, consta de 240 créditos que permiten adquirir la formación que se precisa para poder evaluar, diagnosticar y proponer planes de cara a solucionar los problemas y conflictos sociales.

La formación comprende múltiples áreas temáticas como el derecho, psicología, sociología, salud, estructura social, servicios sociales, economía, antropología y habilidades sociales y de comunicación tanto personales como colectivas, entre otras áreas del saber. La formación, que incluye también materias optativas, se completa con prácticas en una organización social y un trabajo de fin de grado

Son materias que permiten actuar desde la prevención sobre los factores que causan los problemas individuales o sociales, así como prestar atención directa a las personas en riego o afectadas por los conflictos y realizar mediación. También se capacita para planificar la actuación tanto en el plano microsocial con tratamientos y proyectos sociales o macrosocial con programas y servicios sociales, entre otras funciones que desarrollan estos profesionales. 

Pero los conocimientos no son suficientes. El perfil de un buen trabajador social también requiere de mucha motivación y de una personalidad y capacidades propias como la de trabajar de forma conjunta con personas, familias, grupos o comunidades, resolver situaciones de riesgo o apoyar a las personas para que puedan expresar sus necesidades, entre otras.

>>Preparar las Oposiciones de Trabajo Social. Ver curso

Oposición de Trabajo social

Salidas profesionales del Trabajador Social


Formación y personalidad se convierten así en los dos factores que conforman la llave de acceso a un empleo. Las salidas profesionales del trabajador social son múltiples. Una de las más conocidas es trabajar para organizaciones no gubernamentales, aunque hay muchas más opciones como los servicios sociales del sistema público, ya sea del Estado, comunidad autónoma o ayuntamientos, así como en el ámbito de la justicia para desarrollar la actividad en los juzgados de menores y de familia, violencia de género o instituciones penitenciarias. 

Otras salidas profesionales están relacionadas con el plano laboral -para asesorar o ayudar a personas trabajadoras sobre sus derechos sociales y orientarles en la obtención de prestaciones sociales-, y en el campo de la vivienda en relación a las de protección pública o social. 

Salario de un Trabajador Social


El salario puede variar en función de dónde se trabaje, aunque se estima que, de media, se perciben 1.200 euros netos mensuales por una jornada laboral de entre 35 y 40 horas semanales. No obstante, la escala salarial es amplia porque va desde los 15.110,38 euros del grupo profesional más bajo a los 25.687,65 euros del más alto, como se especifica en el BOE. Además, puede haber pluses o dotación económica extra si, por ejemplo, se realizan labores de coordinación.