Cargando...

Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

Cómo ser Corredor de Seguros: formación, requisitos y salidas

¿Es necesario formarse para trabajar en seguros? Si te planteas trabajar en el mundo asegurador esta es la primera pregunta que debes hacerte. La respuesta dependerá de qué puesto vayas a ocupar y tus objetivos.

Publicado en Orientación académica
Foto de Cómo ser Corredor de Seguros: formación, requisitos y salidas
Si algo tiene el mundo asegurador es que está todo bien organizado y definido. En este sentido, la formación que necesitas para ser corredor de seguros y los requisitos son diferentes de los de un mediador de seguros o un agente de seguros. Por eso mismo, lo primero es saber a qué se refiere cada uno.

>>Te recomendamos: Curso de Corredor de Seguros Online (Titulación Universitaria con 4 Créditos ECTS)

Diferencia entre corredor y agente de seguros


En el ámbito asegurador hay varios tipos de mediadores de seguros, que son quienes hacen de puente entre la compañía de seguros y el asegurado cuando éste no contrata directamente.

La principal diferencia entre un agente y un corredor de seguros es que el primero está vinculado a una aseguradora. En otras palabras, sólo pueden ofrecerte los productos de una compañía de seguros. Por el contrario, un corredor de seguros es independiente de cualquier entidad, trabaja con muchas aseguradoras y su interés eres tú como cliente.

Esta independencia tiene sus consecuencias a nivel formativo. Y es que los cursos para ser corredor son mucho más exigentes que los del resto de mediadores. A fin de cuentas, también necesita más conocimientos para evaluar la oferta de todas las compañías.

>>Curso con salidas en 2019: Curso de Técnico en Seguros. Más info a través del formulario:


Qué formación necesitas para trabajar como mediador de seguros


La Ley 26/2006, de 17 de julio, establece los requisitos formativos necesarios para trabajar como mediador de seguros en sus diferentes vertientes. A efectos prácticos esto se traduce en la división de la formación de mediadores en tres grupos, los grupos A,B y C .

Lo que diferencia a cada uno de estos grupos es la duración del curso, los conocimientos que se adquieren y el puesto que puedes ocupar. En este sentido, el grupo A es el más complicado y también el único que te permitirá ser corredor de seguro. Estas son las características y puestos que podrás ocupar con cada uno de ellos.

Curso para mediadores de seguros del Grupo A 


Es el curso más largo con 500 horas de duración y también el más duro. La razón es que cualifica para ser corredor de seguros y, por lo tanto, asesor independiente en esta materia. El curso se compone de ocho módulos.

Para poder acceder al mismo es necesario tener el título de bachiller.

Con este curso podrás operar como:
- Agente vinculado
- Corredor de seguros y corredor de reaseguros
- Operador de banca-seguros vinculados

Si estás pensando en poner en marcha una correduría de seguros, por lo menos uno de los socios debe contar con esta formación.

Curso para mediadores de seguros del Grupo B 


La duración del curso se reduce a menos de la mitad de horas. En concreto, deberás dedicar 200 horas a la formación. El objetivo en este caso es tener conocimientos sobre el mundo de los seguros y sus principales productos. Es decir, se limita a los dos primeros módulos del curso del grupo A.

Con este curso podrás operar como.

- Agente exclusivo de seguros
- Empleado de un mediador o de una correduría con funciones de asesoramiento o que participe en la mediación de seguros.

Curso para mediadores de seguros del Grupo C 


Este curso para mediadores de seguros es el más sencillo. Su duración es de apenas 50 horas en las que aprenderás el funcionamiento básico del sector asegurador. Es decir, el primero de los módulos del grupo A que incluye el contrato del seguro, la protección de los consumidores o cuestiones básicas de marketing para el sector.

Con este curso podrás operar como:

- Auxiliar externo de los mediadores de seguros
- Empleado de cualquier compañía o mediador que realice funciones auxiliares de captación de clientes o tramitaciones administrativas que no incluyan asesoramiento o asistencia en la gestión al cliente.

Además, en los grupos B y C se añaden programas de formación continua de hasta 60 horas de formación.

>>Te interesa: Curso de Mediación de seguros y reaseguros (modalidad B y C)

 
Como corredor independiente, tus ingresos dependerán de las comisiones que percibas de las aseguradoras por contratación, renovación o ampliación de los seguros de tu cartera de cliente

Requisitos para ser corredor de seguros


El título de corredor de seguros es sólo uno de los requisitos para poder operar como tal y también para poder abrir tu propia correduría de seguros. El siguiente será obtener la licencia administrativa para ser corredor por parte de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP)

Para lograr la licencia es necesario contar primero con las cartas de compromiso de las aseguradoras con las que vas a trabajar y que aprueban tu proyecto, así como reglamentos y manuales de procedimiento, un plan de negocio o plan de actividades que detalle los ramos en los que se trabajará, los riesgos en los que se actuará y la estructura organizativa.

A esto se añade la firma de una póliza de responsabilidad obligatoria con los capitales que marca la ley para cada tipo de actividad.

Estos requisitos se repiten en las corredurías, que además deben adoptar una forma jurídica concreta, contar con un órgano de dirección en el que por lo menos la mitad de los miembros tenga el título de mediador de seguros grupo A y un director técnico con esa misma acreditación.

En este punto es fácil que te preguntes si realmente merece la pena todo este esfuerzo. La respuesta dependerá de tus capacidades de captación y retención de cliente. Y es que como corredor independiente, tus ingresos dependerán de las comisiones que percibas de las aseguradoras por contratación, renovación o ampliación de los seguros de tu cartera de cliente. Como norma general, cuanto mayor sea tu cartera de clientes, mayor será tu negocio y también tu fuerza para negociar con las aseguradoras.

¿Y si no quieres actuar de forma independiente? En este caso pueden integrarte en una correduría cobrando una retribución fija por la gestión y negociando además una comisión, como haría un comercial al uso.

>>Te puede interesar: Curso de Universitario de especialización en perito de seguros en accidentes de tráfico

Leer ahora: Facility Management: el perfil clave para la actividad inmobiliaria