Cómo ser Auxiliar de Pediatría y formarte en una profesión 100% vocacional

Cómo ser Auxiliar de Pediatría y formarte en una profesión 100% vocacional

Conoce en qué consiste la profesión de Auxiliar de Pediatría, cuáles son sus funciones y cómo puedes formarte para trabajar.

Ser Auxiliar de Pediatría puede ser muy gratificante para quien le gusten los niños, pero también es una carrera muy exigente que requiere profesionales altamente cualificados.

Entre las funciones destaca, fundamentalmente, la atención de bebés y niños, complementando las funciones y ayudando al médico o la enfermera, si bien los auxiliares pediátricos también pueden tratar con adolescentes, dado que la atención pediátrica se ofrece al menos hasta los 14 años.

Para formarte puedes realizar un Curso de Auxiliar en Pediatría, que también se puede realizar a distancia, como el que ofrece Formación Universitaria. Este curso te permite trabajar en hospitales, centros de salud o centros sanitarios.

El objetivo del curso es adquirir los conocimientos sobre desarrollo y salud infantil, así como el desarrollo de las habilidades y competencias que permitan el ejercicio de estas funciones.

No existen requisitos para matricularse en el curso, ni tampoco se requiere de conocimientos o experiencia previa.

Requisitos para ser Auxiliar de Pediatría

Dado que es una profesión muy vocacional, conviene que te gusten los niños y tengas interés en trabajar en el ámbito sanitario. Además, las personas interesadas en esta formación deberían ser pacientes y empáticas, además de contar con predisposición de seguir aprendiendo durante toda su vida.

Si también poseen habilidades comunicativas y capacidad de trabajar en equipo les será de mucha utilidad en el desarrollo de su función profesional.

El control de la temperatura, la tensión arterial y la frecuencia respiratoria o cardiaca de los más pequeños forma parte de las funciones del auxiliar de pediatría. Asimismo, otra de sus funciones será la atención al bebé en el parto, con la medición y el peso de los recién nacidos, la supervisión de sus vacunas o su historial, o la higienización de incubadoras, entre otras.

El apoyo a los niños hospitalizados y el seguimiento de su desarrollo también se encuentran entre las labores que desempeña un auxiliar de pediatría. Supervisar que los pequeños pasen sus días lo mejor posible en el hospital u ofrecer pautas sobre alimentación, el sueño o la higiene a los padres forma parte del día a día de su trabajo.

>>Aquí empieza tu carrera como Auxiliar de Pediatría. Más info del curso online.