Cómo estudiar posiciones en verano y tener tiempo para ocio: 7 consejos para lograrlo

Cómo estudiar oposiciones en verano y tener tiempo para ocio: 7 consejos para lograrlo

En plena preparación de oposiciones que están a la vuelta de la esquina, unos consejos para hacer más llevaderos los tiempos de estudio en verano.

El verano ha comenzado y no son pocas las personas que aguardan a principios del mes de julio, o bien al ansiado mes de agosto, para poder disfrutar de vacaciones o de algún viaje. Son planes que este año pueden verse algo trastocados por la necesidad de tener que estudiar exámenes y prepararse las pruebas para las oposiciones.

Tras el parón del empleo público en 2020, las administraciones han retomado numerosas convocatorias de plazas, muchas de ellas de cara a septiembre. Así que no queda más remedio que ponerse manos a la obra en los meses de julio y agosto.

>> Ver Cursos de Oposiciones a Administrativos del Estado.
>> Ver Cursos de Oposiciones a Ayudante de Instituciones Penitenciarias.
>> Ver Cursos de Oposiciones a Inspectores de Trabajo.

Consejos para estudiar oposiciones en verano

¿Cómo estudiar una oposición en verano? Es una época que a muchos opositores se les hace cuesta arriba por las altas temperaturas y porque cuesta renunciar a no salir de vacaciones. Con unos sencillos consejos, preparar las oposiciones puede ser más llevadero.

1. No estudiar siempre en soledad

Uno de los principales problemas que tiene estudiar las oposiciones en verano es quedarse solo en casa para aprovechar el tiempo. En realidad, esto no es nada positivo porque aumenta la sensación de agobio y hace decaer el ánimo, máxime si el resto de las personas con las que se convive no están en casa porque se han ido a tomar algo, al cine, a la piscina… En la medida que se pueda, hay que evitar quedarse solo en casa. Si no es posible, una alternativa es irse a una biblioteca a estudiar.

>> Quiero prepararme unas Oposiciones a Administrativo. Ver opciones.

2. Horario

Aunque es conveniente que un opositor mantenga los hábitos y rutinas, lo cierto es que en verano es diferente. En estos casos, puede ser necesario modificar el horario que se dedica al estudio con el fin de aprovechar más la tarde e, incluso, salir un poco. Además, hay que pensar en las altas temperaturas, que dificultan el rendimiento. Lo más recomendable es madrugar y levantarse pronto para estudiar en las horas más frescas del día, de manera que se repartan el total de ocho diarias -son las recomendables-, entre las franjas de menos calor.

3. Entorno

También es fundamental tener la habituación bien ventilada para que no se acumule calor en su interior. En cuanto a la iluminación, lo mejor es la luz natural, evitando siempre hacer sombra sobre el libro o los apuntes. Si no queda más remedio y hay que usar la luz eléctrica, la clave está en tener dos focos. Uno de ellos debe estar en el techo y el otro se aconseja que sea una lámpara de escritorio.

4. Organización

Esta es una palabra que siempre aparece cuando se habla de oposiciones. Y, en verano, es todavía más necesaria. Y no solo para organizar y hacer un planning con los temas, sino también para poner orden en la vida personal con el fin de poder salir también con amigos, disfrutar de un fin de semana fuera…No es nada bueno renunciar a momentos de ocio y diversión. Hay que encontrar el equilibrio.

>> Ver Cursos de Oposiciones al Cuerpo de Bomberos.

5. Hábitos saludables

La alimentación es especialmente importante cuando se estudian unas oposiciones y, especialmente, en verano porque se sale más y se tienden a saltar las pautas alimenticias que se siguen el resto del año. En este sentido, es fundamental evitar el alcohol, la comida basura y el exceso de dulces. Frutas y verduras y comidas ligeras como las ensaladas son perfectos aliados. En cuanto a las bebidas, lo mejor es el agua. Así también se harán digestiones más ligeras, que facilitarán un mayor rendimiento y concentración.

6. Descanso

Además de salir por las tardes un rato o el fin de semana, también se recomienda tomarse algún día de vacaciones, sobre todo, si todavía no se tiene una fecha exacta para hacer los exámenes. Esto permitirá desconectar y volver con más energía y ganas.

7. Ansiedad

Muchas personas cuando preparan oposiciones sienten ansiedad. Un sentimiento al que se es más propenso en verano porque no se puede disfrutar de todas las actividades que se quisiera. Es importante evitarla para mantener una mente en positivo y no decaer, alejando pensamientos negativos que no ayudan o la sensación de que no se avanza en el temario como se debiera.

La correcta organización de estudio y vida personal ayudará a combatirla, así como pensar que no es un esfuerzo el que se está haciendo ni que se está perdiendo el verano. Más bien todo lo contrario: este proceso de estudio en verano debe verse como una inversión en uno mismo y en un futuro, que permitirá conseguir los objetivos y la vida que, realmente, se quiere tener una vez ocupada la plaza a la que se opta.

>> Ver Cursos de Oposiciones a Escuelas Infantiles.