Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Vuelta al cole: los abuelos, pieza clave en el apoyo a las familias

La mitad de los pensionistas destina hasta un 30% de sus ingresos mensuales a ayudar a hijos y nietos.

Publicado en Mundo Educativo
Foto de Vuelta al cole: los abuelos, pieza clave en el apoyo a las familias
Una ayuda mensual para pagar la hipoteca, asumir la alimentación de los nietos o acoger en casa al hijo que regresa con su familia. Los abuelos españoles se han convertido en un importante apoyo para las familias. Según el informe ‘Crisis y efecto dominó ¿Quedan piezas por caer?’ de la Fundación Educo, la mitad de los pensionistas destinan entre un 20% y un 30% de sus ingresos mensuales a ayudar a sus hijos y nietos.
Aportan una media de 290 euros al mes para ayudar a hijos y nietos.

»Ver cursos de MEDIACIÓN FAMILIAR


»Ver CURSOS PARA PADRES

Un 45% de la población pensionista cuenta con unos ingresos menores a 1.000 euros y aún así aportan una media de 290 euros al mes para ayudar a hijos y nietos. Una ayuda que reside en la fortaleza de las relaciones personales y de la solidaridad familiar incluso cuando implica que el pensionista reduzca sus gastos en servicios y tratamientos de salud, como el dentista o el oculista, rebaje el gasto en el consumo de la luz o haya dejado de hacer actividad física o deporte.

Esto implica que la población pensionista que se ve en la situación de ayudar a su familia sufre una pérdida en su calidad de vida. “Al no ir al oculista y no cambiarse las gafas, ya no puede leer, o dejan sus relaciones al no participar más en actividades colectivas, como el yoga o la gimnasia, que por otra parte le iba bien para el reúma o la artrosis”, explica a aprendemas.com Pepa Domingo, coordinadora del programa de becas-comedor de la Fundación Educo.
Verse en la necesidad de pedir ayuda a la familia ha traído consigo un cambio en la forma en que se organizan los hogares españoles.

Según recoge este informe, entre 2007 y 2013 se han multiplicado por cinco los hogares con desempleo total que conviven con algún pensionista, siendo ya un total de 664.000, y el 20% de los ancianos han salido de sus residencias para vivir con familiares que necesitan su pensión.

La crisis dibuja un escenario de carencias que se vuelve especialmente dramático en lo referente a la infancia. Las carencias económicas se traducen en dificultades para llegar a final de mes y afrontar gastos imprevistos, en retrasos en los pagos de alquiler, hipoteca o suministros y en una alimentación deficiente, que no permite a un 14% de la población comer carne, pollo o pescado cada dos días.

»Ver cursos de NUTRICIÓN

»Ver cursos de PSICOLOGÍA INFANTIL

Para contrarrestar los efectos de esa malnutrición, Educo continúa con su plan de becas comedor para este curso que comienza. “A finales de junio habremos repartido un total de 1,5 millones de becas comedor en los últimos tres años”, confirma Pepa Domingo. Dichas becas tendrán por objeto ayudar durante el curso a la alimentación de alumnos de Infantil y Primaria, en colegios públicos y concertados. Durante el verano, estas becas comedor también se gestionarán a través de entidades sociales y alcanzarán también al alumnado de Secundaria.

»Ver cursos de EDUCACIÓN PRIMARIA

»Ver cursos de EDUCACIÓN SECUNDARIA

La crisis ha hecho que la calidad de vida de la sociedad española se haya visto afectada más allá de lo puramente económico. La crisis está destruyendo también la calidad de las relaciones intrafamiliares. Uno de cada cuatro abuelos declara que el ambiente en casa es peor a raíz de la crisis, que existen mayores tensiones entre los miembros de la familia (1 de cada 10) y un 16% afirma que hay más discusiones entre los nietos y sus padres.

Durante la presentación del estudio y posteriormente en declaraciones a aprendemas.com, Domingo insistió en formalizar un pacto por la infancia, que garantice sus derechos al modo en el que el Pacto de Toledo supuso una garantía para los pensionistas, e incluso una renta mínima por infante.

Entre las diferentes ONG que trabajan con la infancia existe el acuerdo en la necesidad de analizar la situación en la que se encuentra la infancia “saber cuántos niños y niñas hay entre 16 y 18 años y en qué situación se encuentran, sobre todo en aspectos relacionados con la educación, la vivienda y la sanidad”.



Más información:

Informe ‘Crisis y efecto dominó ¿Quedan piezas por caer?’