Menú
¡Llama gratis! 900 264 357

Voluntariado virtual: ayudar está en manos de todos

El confinamiento por el COVID-19 abre nuevas vías para poder seguir colaborando en diferentes proyectos a través del canal online o a distancia.

Publicado en Mundo Educativo
Foto de Voluntariado virtual: ayudar está en manos de todos
El Covid-19 ha introducido múltiples cambios en el día a día por las restricciones de movimiento de las personas. Pero es una limitación que no impide quedarse de brazos cruzados ni ayudar a los demás o colaborar en proyectos de forma voluntaria. Solo hay que buscar otra vía o canal para poder hacerlo y encontrar aquella iniciativa en la que realmente se quiere colaborar. E Internet abre esas puertas.

1. Elegir proyecto


¿Por dónde empezar? Lo primero es elegir el proyecto. Esto es especialmente importante porque el voluntariado virtual requiere de una buena organización, además de actitud y disciplina y, por supuesto, una buena dosis de motivación. 

A la hora de comprometerse con la iniciativa es clave fijarse previamente en aspectos como el compromiso que se adquiere con la ONG o entidad, siendo necesario asumir un tiempo determinado que realmente se pueda cumplir

>>Te recomendamos: Curso superior Gestión de Proyectos. Más info:

Curso superior Gestión de Proyectos

2. Herramientas de colaboración online


También es importante conocer las herramientas de colaboración online que hay disponibles para trabajar de forma coordinada porque, a veces, se debe hacer un intercambio de archivos o documentación. Dentro de estos recursos que están accesibles de forma generalizada y que son comunes se encuentra Google Docs o Dropbox, entre otros muchos. No hay que olvidarse de que en todo intercambio que se haga, se deben tratar correctamente los datos personales siguiendo las pautas de la Ley de Protección de Datos.

A estos recursos deben añadirse a su vez los canales que se van a emplear para la comunicación con la entidad o responsable del voluntariado para mantener el contacto, aportar ideas… Skype, WhatsApp o Hangouts son opciones bastante útiles en estos casos. 

>>Te puede interesar: Máster universitario en Dirección y Administración en Economía Social y Cooperativismo

3. Encontrar oportunidades


Y, ¿cómo se puede ser voluntario virtual o encontrar proyectos? Entre las opciones que hay disponibles figuran las que se proponen en Cibervoluntarios.org A través de Skype han empezado a impartir todas las semanas una serie de webinars para explicar todos los aspectos relacionados con la Fundación, sus funciones y valores, así como sobre los colectivos a los que se atienden y los proyectos a los que hay posibilidades de unirse. 

Además, está previsto que se lleven a cabo webinars específicos para conocer con más detalle las diferentes alternativas como ‘Para, piensa, conéctate’, que se centra en la prevención de la violencia de género; ‘Expertclick’ para acercar las nuevas tecnologías a las personas mayores, o ‘Digitalizadas’ para formar en TICs a mujeres en el medio rural.

Precisamente, dentro de ‘Digitalizadas’, Cibervoluntarios, junto con Google.org y la Fundación Mujeres, han puesto en marcha la red de mujeres ‘Digitalizadoras’, que tiene por objetivo dar a conocer buenas prácticas para fomentar el crecimiento personal y mejorar la empleabilidad de las mujeres a través del uso de las nuevas tecnologías. Con esta red se quiere así ofrecer talleres y eventos online, aparte de aportar experiencias y conocimientos especializados.

Otra opción es el proyecto ‘Cartas contra la soledad’ puesto en marcha desde la Asociación de Voluntarios de ‘la Caixa’, entidad que canaliza el voluntariado corporativo de CaixaBank y la Fundación ‘la Caixa’. Esta iniciativa consiste en acompañar en el día a día a las personas mayores ante el confinamiento por el COVID-19 a través de cartas escritas por los voluntarios. 

Son cartas en las que se detalla el remitente, aparte de incluirse historias personales, dibujos y notas dedicadas por niños. Tanto la carta como los adjuntos se envían por e-mail, llegando a los mayores con la ayuda de los trabajadores de las residencias participantes que se encargan de su impresión. 

Otros propuestas que se han lanzado son las actividades de sensibilización sobre el síndrome de Down, cuentos online para los más pequeños, para hacer manualidades en familia o para fabricar mascarillas solidarias, entre otros programas dentro de los que figuran otras actividades como las clases de cocina. 

Noticia relacionada: Guía de Voluntariado: proyectos en tu mano para cambiar el mundo