Dos niñas jugando con el teléfono móvil.

Foto: Dos niñas jugando con el teléfono móvil.

Un estudio canadiense analiza el tiempo de los niños frente a las pantallas y sus consecuencias para la salud mental

Un estudio realizado en Canadá analiza los diferentes tipos de uso de las pantallas y su impacto en la salud mental de los menores.

Teléfonos móviles, videojuegos y tabletas se han convertido en la última década en el principal método de entretenimiento y aprendizaje para niños desde edades muy tempranas. Pero como cualquier nueva herramienta, es preciso que sean los padres quienes dibujen los límites a sus hijos estableciendo, entre otras cosas, un tiempo máximo de uso.

Un estudio canadiense analiza el tiempo de los niños frente a las pantallas

Un reciente estudio realizado en Canadá y publicado en la revista JAMA Network Open, revela que los niños que pasan demasiado tiempo frente a las pantallas son más susceptibles de padecer enfermedades mentales como la depresión.

En esta investigación, en la que participaron más de 2.000 menores, se examinaron los diferentes tipos de uso de la pantalla y su impacto en la salud mental de los niños. Entre ellos se incluye la televisión, los videojuegos, el aprendizaje electrónico y las videollamadas.

>> Ver Cursos de Psicología Infantil y Juvenil.

El estudio se centró en responder a la siguiente cuestión: ¿qué tipo de comunicación digital podría ser dañina y cuánto tiempo deberían estar los niños frente a las pantallas?

Exposición a las pantallas

Los padres de los niños participantes en este estudio informaron sobre el tiempo diario de televisión y medios digitales que consumían sus hijos. También sobre el tiempo de uso de los videojuegos y de las horas de clase online a través de chat de vídeo.

El estudio concluye que los resultados primarios de la exposición a las pantallas fueron depresión y ansiedad, y los resultados secundarios, fueron problemas de conducta, irritabilidad, hiperactividad y falta de atención en los menores.
Además, los niños más pequeños (menores de 6 años) por cada hora adicional por día que éstos veían televisión o consumían medios digitales, el grado de irritabilidad, hiperactividad y falta de atención era más alto.

Y en los niños más mayores (de 6 a 18 años) este estudio encontró que, a más tiempo de consumo de pantallas y uso de videojuegos, mayores niveles de depresión y ansiedad. Asimismo, las tasas de depresión fueron más altas entre los niños que también pasaban más tiempo aprendiendo online y utilizando chat de vídeo a diario.

Tiempo recomendado por edades

Según las pautas de la Academia Estadounidense de Pediatría y la Sociedad Canadiense de Pediatría, hasta los 18 meses de edad hay que limitar el uso de la pantalla exclusivamente a las videollamadas y siempre acompañados por un adulto.

Entre 18 y 24 meses de edad, el tiempo que pasan los niños frente a una pantalla debe limitarse a ver programas educativos con un cuidador o con los progenitores.

Para los niños de 2 a 5 años, el limite el tiempo de uso no educativo de pantallas no debe superar una hora al día entre semana, y no debe ser superior a tres horas para todo el fin de semana.

Finalmente, para los mayores de 6 años, es conveniente fomentar hábitos saludables y limitar las actividades que incluyan pantallas. Por ejemplo, los progenitores deben apagar todas las pantallas de la casa durante las comidas y salidas familiares.