Vista de la fachada de la Biblioteca Nacional en Madrid.

Foto: Vista de la fachada de la Biblioteca Nacional en Madrid.

Trabajar en una Biblioteca: estudios, puestos y requisitos en los templos de la cultura

Con motivo del Día de las Bibliotecas (24 de octubre), te contamos qué formación y requisitos necesitas para trabajar.

El 24 de octubre se celebra el Día de las Bibliotecas, una jornada que tiene como principal objetivo que los ciudadanos puedan adquirir nuevos conocimientos transformadores que permitan generar cambios en el ámbito académico, profesional, personal y de ocio.

La edición de 2021 tiene por lema: “Bibliotecas: leer, aprender, descubrir”. Se centra en destacar el papel de las bibliotecas de diferente tipología como espacios libres, diversos y abiertos para el acceso a la cultura y el conocimiento.

>> Quiero formarme para trabajar en una biblioteca. Ver cursos de formación.

Trabajar en una biblioteca: formación y requisitos necesarios

El 97% de la población española reside en municipios con servicio bibliotecario. Lo que implica que en ellas sea necesario la presencia de profesionales cualificados que presten un servicio eficiente a los usuarios.

Por otro lado, la mayoría de las bibliotecas que hay en España son de titularidad pública, esto implica que, para obtener una plaza en uno de estos centros, es necesario superar una oposición de Facultativo (A1) de bibliotecas, o bien de Ayudante (A2) o de Auxiliar (C1 y C2).

Para el primero de los puestos es requisito necesario contar con un título universitario de grado o licenciatura. En el caso de las plazas para el grupo A2 Ayudante, se solicita a los candidatos estar en posesión de un título de diplomado, y para el de auxiliar del grupo C2, es necesario contar con un título de Bachiller o graduado en Educación Secundaria.

Sin embargo, salvo para optar a una plaza en las categorías superiores, no se requiere contar con un título universitario específico en Biblioteconomía y Documentación, salvo que así lo especifiquen las bases de la convocatoria, y en la mayoría de los casos no es así.

Tener estudios específicos de biblioteconomía y documentación será un tanto a favor de los candidatos pues, en algunos casos, esto servirá para sumar puntos en la oposición y a la hora de preparar el temario del examen, los ejercicios prácticos resultarán mucho más sencillos.

>> Quiero preparar una Oposición a Auxiliar de Archivos y Bibliotecas. Ver opciones disponibles.

¿Cómo preparar una oposición a Bibliotecas?

Si te apasiona la lectura y te gustaría trabajar en una biblioteca, quizá sea el momento oportuno de empezar a preparar la oposición a Bibliotecas y Archivos.

Las oposiciones para acceder a un puesto en una biblioteca perteneciente a la Administración dependen del organismo convocante:

– Convocatorias de tipo nacional: la Administración General del Estado y el Ministerio de Cultura y Deporte.
– Convocatorias locales: Comunidades Autónomas, Juntas, Diputaciones, Ayuntamientos y Universidades.

En los exámenes de las oposiciones a Bibliotecas, la categoría C1 tiene un nivel mayor en cuanto al temario y la formación que piden, mientras que para la categoría C2, se exige estudiar un temario menos extenso y responder a unas pruebas más sencillas.

Además, en aquellas plazas que se convoquen por concurso-oposición, también cuentan los méritos tanto profesionales como de formación, y el organismo convocante indicará la puntuación que da a cada uno de ellos.

Así es el examen de oposición a Bibliotecas

El examen de la oposición consta de un primer ejercicio en el que el alumno debe desarrollar los conocimientos que se corresponden con el temario y convocatoria al que se presente. Las pruebas son ejercicios de test, con respuestas alternativas (tres o cuatro), a elegir una como correcta.

El número de preguntas va desde las 50 a las 100 preguntas, más alguna de reserva por si alguna se tiene que impugnar o no se considera válida. Si no se supera esta prueba en base a la puntuación que se indica en las bases, no se podrá acceder a la siguiente prueba.

Tras superar esta prueba, los aspirantes deben presentarse a un segundo ejercicio que, en este caso, es meramente práctico. En esta prueba se plantean supuestos prácticos relacionados con las tareas a desarrollar en el futuro puesto de trabajo. Pueden ser de dos tipos: ejercicios tipo test, a elegir la respuesta correcta de las opciones dadas, o ejercicios a desarrollar, con la descripción de un caso práctico.