Menu
¡Llama gratis! 900 831 816
Pedir información

¿Miedo a hablar en público? 15 consejos para ayudarte a superarlo

Organizar el discurso, conocer lo mejor posible el tema y hacer una exposición breve y sencilla son algunas de las claves a la hora de hacer frente al miedo de hablar en público.

Publicado en Mundo Educativo
Foto de ¿Miedo a hablar en público? 15 consejos para ayudarte a superarlo
Una de las situaciones habituales que provoca ansiedad es hablar en público. El miedo a hablar en público - una fobia denominada glosofobia - puede alcanzar diferentes grados, desde un ligero nerviosismo a la hora de exponer un discurso ante una audiencia hasta una sensación de pánico capaz de dejar paralizado al orador. Para enfrentarse a la situación de hablar delante de una audiencia, os dejamos 15 consejos que pueden ser de ayuda.


Curso de Hablar en Público, Estrategias de Oratoria en Madrid

Precio del curso desde 500€.



Antes de la exposición

  •  Prepara tu discurso y el material con antelación. Haz una exposición breve y sencilla
    A la hora de preparar el discurso de la exposición es importante definir, desde el inicio, las ideas principales que se quieren transmitir a la audiencia y explicarlas de forma sencilla, lo cual ayudará a que el público sea capaz de captar, al menos, un par de ellas. Se recomienda usar recursos visuales o auditivos como un apoyo extra a la presentación oral. Sin embargo, se desaconsejan las dispositivas que contienen mucho texto, porque harán que nadie preste atención a lo que dices. Además, ser breve es fundamental a la hora de hablar en público si no se quiere aburrir a la audiencia con discursos excesivamente largos.

  • Conoce en profundidad tu tema. Cuanto más conocimiento tengas sobre aquello de lo que vas a hablar, menor probabilidad de cometer errores o de perder el hilo del discurso. Dedica tiempo a preparar la respuesta de las posibles preguntas que podría hacerte tu audiencia.

  • Organízate. Es buena idea ir con antelación al lugar donde se hará la exposición oral para familiarizarse con el sitio y para revisar los sistemas de audio y vídeo disponibles (micrófono, proyector, iluminación...). Tampoco está de más tener preparado un plan B en caso por si algo falla. Es importante ordenar los elementos del discurso (introducción, puntos principales y conclusión), lo que aportará tranquilidad al orador. Aunque no es recomendable redactar ningún discurso, puede ser útil llevar consigo un esquema de la exposición en una pequeña tarjeta, en la que se citen las ideas principales a desarrollar y el orden de las mismas. El uso de material visual, mapas mentales, fichas con anotaciones o técnicas de memoria puede ayudar a recordar los conceptos más importantes.

  • Aprende de los mejores oradores a través de charlas TED observando sus hábitos y comportamientos y trata de llevarlos a la práctica.

  • Practica tu presentación repetidas veces, ya sea ante un espejo, enfrente de un grupo de amigos/familiares o grabándote en vídeo para posteriormente poder revisarlo y saber en qué se puede mejorar.

  • Relájate. Para ello, es importante respirar de forma adecuada: mover el diafragma suave y ritmicamente y dar inhalaciones largas y profundas. En ningún caso, respires con mayor rapidez de la normal ni inhales profundamente de forma forzada, porque podrías hiperventilar. Puedes realizar una o dos respiraciones lentas y profundas antes y durante la exposición.

  • Piensa en positivo. Visualiza el éxito en tu mente. Tener pensamientos positivos sobre el éxito de tu exposición contribuirá a reducir la ansiedad y la negatividad.


Durante la exposición

  • Empieza a hablar cuando hayas captado la atención de la audiencia. El vínculo entre el público y el orador tiene lugar en los primeros momentos del discurso.

  • Cuida tu imagen. Un aspecto más profesional te hará sentir más confianza delante del público.

  • Establecer contacto visual con tres caras amigables que estén repartidas entre el público (una a la derecha, una en el centro y otra a la izquierda) y hacerlo de una en una de forma alternativa.

  • Sé natural. Sé tú mismo y cuenta tu experiencia en primera persona, lo que te ayudará a ganarte al público. Dar tu opinión personal aporta un valor añadido a la exposición que puede hacerla interesante a los ojos del público.

  • Habla a la audiencia, no leas. Resulta más eficaz hablar directamente a la audiencia en vez de leer el discurso. De hecho, leer directamente de un papel o de las diapositivas puede demostrar falta de autoconfianza y de conocimiento sobre lo que se está diciendo. Intenta hablar de forma clara y pausada.

  • Apoya las ideas expuestas con evidencias para facilitar su comprensión por parte de la audiencia.

  • Haz un cierre que resuma el contenido del discurso y contenga una llamada a la acción. Ésa va a serla última impresión que se lleve el público de nosotros y de nuestra presentación.


Después de la exposición

  • Felicítate por tu presentación. Después de terminar la exposición oral, es importante reconocer tu éxito, a pesar de los errores que se hayan podido cometer y de los que cuales se debe aprender de cara a futuras ocasiones en las que haya que hablar en público.


Si aún con estos consejos sigues sin verte capaz de hacer una buena presentación oral, te recomendamos el  curso de dos días de duración que ofrece la escuela de formación Growman Group  en el que se ponen en práctica métodos que te ayudarán a desarrollar las habilidades necesarias para llevar a cabo de una manera eficaz presentaciones de ideas, proyectos de trabajo e iniciativas en general. Entre otros beneficios conseguiras:

-Descubrir tu propio estilo.
-Sintonizar inteligentemente con el auditorio.
-Controlar y eliminar los miedos.
-Lograr el nivel apropiado de entusiasmo.

Rellena el formulario para inscribirte a un Curso de Hablar en Público, Estrategias de Oratoria en Madrid. 


Hablar en público, estrategias de oratoria