Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Los niños aprenden los cuantificadores en el mismo orden sin importar su lengua

Un proyecto de investigación europeo detecta que los niños y niñas de 5 años aprenden los cuantificadores de la misma forma.

Publicado en Mundo Educativo
Foto de Los niños aprenden los cuantificadores en el mismo orden sin importar su lengua
¿Qué dificultades encontramos cuando aprendemos la que será nuestra lengua materna? ¿Qué términos nos resultan más complicados? ¿Son los mismos cuando se trata de aprender español, alemán o ruso?

Al menos en lo que se refiere a los cuantificadores, términos que significan cantidad pero que la expresan de forma diferente a los números, sí. Los niños de cinco años aprenden los cuantificadores en el mismo orden, independientemente del idioma que hablen. Esta es una de las conclusiones que se ha extraído de la investigación llevada a cabo por la red europea de investigación COST Action A33 "Cross-Linguistically Robust Stages of Children's Linguistic Performance" (2006–2010) y en la que han participado las investigadoras de la Universidad del País Vasco María José Ezeizabarrena y Tania Barberán, y que cuenta también con la participación de la Universidad Autónoma de Barcelona y la Universidad de Cambridge.

El objetivo de este proyecto europeo, que se publica en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), era encontrar métodos que pudieran ser usados para diagnosticar problemas lingüísticos en niños que hablaran cualquier idioma europeo. Para ello estudiaron el caso de 768 niños de cinco años de edad y  de 536 adultos.

ninos_cuantificadoresLa aportación de Ezeizabarrena y Barberán, profesora titular y doctoranda respectivamente, del Departamento de Lingüística y Estudios Vascos de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU), se centró en los idiomas euskera y español. “Se buscaba detectar qué partes del lenguaje adquieren los niños más temprano y cuáles más tarde, para saber qué es lo normal en niños de 5 años; es decir, qué saben los niños de 5 años, qué es común, y qué es diferente”, explica Ezeizabarrena.
Los niños de cinco años saben qué significan los cuantificadores ‘todos’ y ‘ninguno’ pero tienen dificultades para interpretar ‘algunos’ y ‘la mayoría’

“Generalmente se asume que en todas las lenguas los números pequeños se aprenden en un orden creciente”, explica Ezeizabarrena a aprendemas.com. Sin embargo, no se sabía si el patrón de aprendizaje de los cuantificadores era igual para todos los idiomas.

>>Ver cursos de Clases Particulares de Matemáticas en Madrid

Aprender estos términos requiere de una capacidad de abstracción mayor que cuando se trata de aprender otro tipo de términos. “Al contrario que comprender palabras como ‘azul’ o ‘casa’, para entender una palabra de cuantificación tienes que imaginar cómo dos grupos; si dices algunos coches son verdes, debes imaginar que de todos los coches, sólo algunos son verdes. El conocimiento de los cuantificadores es mucho más abstracto que el conocimiento de los nombres o los verbos, porque te relaciona conceptos”, aclara la profesora de la EHU.
“Nos sirve de referencia para detectar dificultades en el aprendizaje en niños de esta edad”, asegura Ezeizabarrena

Lo llamativo de esta investigación es que se han detectado semejanzas para todos los idiomas y los resultados “son robustos”. Así, los niños de cinco años saben perfectamente qué significan los cuantificadores ‘todos’ y ‘ninguno’ pero tienen dificultades para interpretar el significado de ‘algunos’ y ‘la mayoría’. Y es así para las 31 lenguas estudiadas (del cantonés al catalán, castellano o vasco; del polaco al urdú y el coreano) que representan 11 familias de lenguas, “independientemente de cuál sea la expresión concreta o si está formada por dos palabras”, explica Ezeizabarrena.





El procedimiento consistía en presentar a los participantes imágenes en las que mostraban una serie de imágenes en las que siempre aparecían cinco cajas y cinco objetos (coches, manzanas...) de los cuales ninguno, solo tres o los cinco aparecían colocados dentro de las cajas. Después, los participantes escuchaban una oración que contenía un cuantificador -como por ejemplo "todas las manzanas están las cajas", "algunas manzanas están en las cajas"- y se les pedía que dijeran en cada caso si el enunciado que describía la imagen era correcto.


De forma más específica –es decir, no se da en todas las lenguas- se ha detectado que según estos cuantificadores estén construidos, como por ejemplo utilizando una doble negación, puede resultar más fácil su aprendizaje. “Pero esto son particularidades que se deben estudiar más adelante", aseguran.



Los resultados son un instrumento, un indicador más para medir lo que es normal y más frecuente en lo referente al aprendizaje lingüístico en niños de 5 años. “Esto nos sirve de referencia para detectar dificultades en el aprendizaje en niños de esta edad”, concluye Ezeizabarrena.

Te pueden interesar:
>>Cursos para profesores