Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Los bebés prefieren escuchar a otros niños antes que a los adultos

Los bebés sienten más interés por las palabras de otro niño que por las de los adultos porque creen que son sonidos que pueden reproducir ellos mismos, experimentando con esas vocales hasta que consiguen hablar.

Publicado en Mundo Educativo
Foto de Los bebés prefieren escuchar a otros niños antes que a los adultos
A muchas personas les gusta mirar a los bebés y hablar con ellos. Sin embargo, los niños no están tan interesados en lo que los adultos les cuentan, según se desprende de una investigación realizada por la Universidad McGill/UQAM en la que se constata que los bebés de seis meses de edad muestran más interés por escuchar lo que dicen otros niños pequeños con su mismo tiempo que los adultos.

Esta conclusión se extrajo a través de una serie de experimentos realizados por los investigadores con bebés en los que se hacían juegos con un sonido vocal repetitivo que imitaba al realizado por un niño pequeño o bien por una mujer adulta.

Los investigadores hicieron mediciones en cada sonido, observando que los bebés mostraban una clara preferencia por aquellos que eran similares a los que emiten otros niños pequeños. En concreto, escucharon un 40% más las vocales dichas por los bebés que las emitidas por la mujer adulta, lo que para los investigadores refleja la preferencia por un sonido familiar, ya que los bebés que participaron en las pruebas todavía no balbuceaban por lo que el sonido infantil que escucharon todavía no formaba parte de su experiencia de escucha diaria.

Las pruebas también reflejaron que, cuando oían sonidos infantiles, los bebés sonreían o movían la boca o bien hacían ambas cosas porque parecía que reconocían que era un sonido que podían hacer ellos mismos a pesar de que nunca habían odio nada igual antes.

Para los investigadores, cuando el bebé comienza a emitir los sonidos del habla es un hecho que está más relacionado con la experimentación que con la comunicación. Según explican, en los bebés es normal vocalizar cuando están solos sin ningún tipo de interacción o contacto visual con los demás. Una situación que se debe a que los niños pequeños necesitan pasar mucho tiempo moviendo la boca y las cuerdas vocales para comprender el tipo de sonidos que pueden llegar a hacer ellos mismos.

Unas conclusiones que para los investigadores son importantes porque consideran que la atracción por los sonidos del habla de los niños puede ayudar a poner en marcha procesos que están relacionados o involucrados en aprender a cómo hablar.

Además, los investigadores también creen que este descubrimiento podría ser de gran utilidad para disponer de nuevas vías que faciliten que los niños que tienen problemas de deficiencia auditiva puedan desarrollar las habilidades lingüísticas.

¡Sigue a aprendemas.com en FacebookTwitterTuenti y LinkedIn!

Más información:

Estudio de McGill University