Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Los bebés construyen el vocabulario en torno a sus primeras palabras

“Papá” o “mamá” sirven a los bebés para aprender nuevas palabras según una investigación.

Publicado en Mundo Educativo
Foto de Los bebés construyen el vocabulario en torno a sus primeras palabras
La Universidad Estatal de Florida ha realizado una nueva investigación con niños de dos años de edad con el fin de determinar qué palabras les resultan más fáciles de aprender, además de conocer cómo construyen su vocabulario.

»Ver cursos sobre BEBÉS

»Quiero hacer un curso de ENSEÑANZA DE LA LENGUA

»
Ver cursos de LOGOPEDIA

La investigación, publicada en la revista ‘Developmental Science’, constata que las primeras palabras que un bebé aprende como, por ejemplo “papá” o “mamá”, son vocablos que sirven al niño pequeño para construir su vocabulario, ya que el estudio refleja que conocer determinados términos relacionados les ayuda a reconocer los vínculos entre nuevos significados de palabras. Un aprendizaje que permitiría crear una estrategia para ayudar a los niños a aprender palabras a una edad temprana.
Los bebés asimilan las primeras palabras en grupos de términos

Según los investigadores, los bebés comienzan a decir palabras de forma aleatoria en torno al primer año de vida, aunque asimilan esos vocablos en grupos de términos, algunos de los cuales les resultan más sencillos y otros más difíciles.

Y es que, según los investigadores, cuando el niño aprende palabras como “papá” o “mamá” es más fácil que pueda conocer otros vocablos como “hermana” o “hermano”. Otro ejemplo de este sistema de aprendizaje es la palabra “juguete” que estaría vinculada a “muñeca” o “pelota”, entre otros términos.

Arielle Borovsky, profesora adjunta de Psicología en la Universidad Estatal de Florida y autora de la investigación, explica que podría ser un argumento válido para explicar la razón por la cual los niños empiezan a “hablar por los codos” entre las edades de 18 a 24 meses.

»Ver cursos de PSICOLOGÍA INFANTIL



Para llegar a estas conclusiones, los investigadores emplearon en el estudio un programa de ordenador para mostrar imágenes en una pantalla, utilizando igualmente tecnologías para hacer un seguimiento de los ojos con el fin de saber qué representaciones pictóricas miraban.

Unas pruebas que se complementaron con entrevistas con los padres para saber el uso del lenguaje de los niños y con la enseñanza de seis nuevas palabras que mantenían alguna relación con las que los bebés ya conocían y que se agrupaban en varias categorías entre las que figuraban bebidas, frutas, partes del cuerpo, animales, ropa y vehículos. Las nuevas palabras se mostraron en cinco frases diferentes mientras también se veían las imágenes en la pantalla.

El resultado permitió evidenciar que los niños reconocen las nuevas palabras más fácilmente cuando ya sabían otros muchos vocablos relacionados. Unas conclusiones que los investigadores consideran de utilidad para conocer cómo los niños aprenden y desarrollan su vocabulario, aparte de permitir detectar si el niño tiene una discapacidad para aprender de forma temprana con el fin de que se pueda trabajar con terapeutas del habla o expertos en educación especial y solucionar el problema de desarrollo del lenguaje.

Además, igualmente es útil para que los padres enseñen nuevas palabras a sus hijos. Y es que según otros estudios realizados como el de la Universidad de Temple, los progenitores pueden tener conversaciones fluidas con sus hijos en torno a rutinas y objetos que se utilicen en el día a día como tomar un café por la mañana.

Pero además de los vocablos hablados, son muy importantes las señales no verbales de los padres para que construyan el vocabulario, ya que tienen una influencia del 22% sobre el aprendizaje del niño, según otras investigaciones. Y es que también es fundamental para aprender la lengua o idiomas apoyarse en señales visuales.

También te pueden interesar:
»Cursos de AUXILIAR DE PEDIATRÍA

Más información:

Lexical leverage: category knowledge boosts real-time novel word recognition in 2-year-olds