Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

Las bondades del aroma del café para las matemáticas

El olor a café tiene entre sus múltiples beneficios un aumento del rendimiento en tareas matemáticas y analíticas, según un reciente estudio.

Publicado en Mundo Educativo
Foto de Las bondades del aroma del café para las matemáticas
Los beneficios del café cada vez son más reconocidos. Consumido en pequeñas cantidades puede prevenir el riesgo de sufrir diabetes, enfermedades cardiacas o incluso demencia. Pero a las ventajas del consumo del café se une ahora otra sorprendente: conseguir un mejor rendimiento en las pruebas matemáticas, según ha confirmado el Stevens Institute of Technology de EE.UU.

La investigación, publicada en el Journal of Environmental Psychology y dirigida por la profesora Adriana Madzharov, demuestra que el café puede hacer que se consigan mejores resultados en la parte analítica del Graduate Management Aptitude Test (GMAT), una prueba requerida por un gran número de escuelas de negocios. Lo interesante del experimento es que para conseguir estos mejores resultados no es necesario tan siquiera que los interesados tomen café, sino simplemente inhalen su aroma.

>>Cómo entender las Matemáticas Financieras. Ver curso práctico

Para realizar la investigación los expertos dividieron a 100 estudiantes en dos grupos antes de realizar un examen de álgebra de diez preguntas. Un grupo hizo la prueba con un olor a café en la estancia, mientras que el otro hizo el mismo examen pero sin tener contacto con el aroma. En la estancia que olía a café los resultados fueron mejores que en la otra.

Ante estos resultados, el equipo se preguntó si los resultados podrían deberse a la creencia de que un determinado aroma como el del café mejora el estado de alerta y por tanto el rendimiento, aunque se utilice un placebo. Para confirmarlo se diseñó una encuesta que fue pasada a otros 200 nuevos participantes, en la que se les consultaba acerca de diferentes olores y previsiones acerca de si podían afectar o no al rendimiento. La mayoría de los participantes pensaba que el olor a café les mantenía más alerta frente a un aroma floral o la ausencia de aroma, lo que implicaría un mejor desempeño en las tareas mentales.

El estudio, por tanto, concluye que cualquier aroma similar al del café actúa como un placebo para el rendimiento del razonamiento analítico, lo que tiene, según los expertos, multitud de aplicaciones prácticas incluso en el terreno laboral. Para Madzharov, “empleadores, arquitectos y gerentes de espacios comerciales pueden utilizar olores sutiles para ayudar a sus empleados o a quienes ocupen un determinado espacio. Es un área de un gran potencial”.

>>Te puede interesar: Curso Superior de Matemáticas Financieras adaptadas al PGC