Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

La siesta no es una pérdida de tiempo en época de exámenes, según la ciencia

Dormir la siesta antes de un examen puede ayudar a asentar los conocimientos más que dar un repaso de última hora, según un reciente estudio.

Publicado en Mundo Educativo
Foto de La siesta no es una pérdida de tiempo en época de exámenes, según la ciencia
En tiempos de exámenes son muchos los estudiantes que apuran el tiempo de estudio hasta justo el momento de comenzar con la prueba. Sin embargo, podría ser mejor para la memoria echarse una siesta que esta revisión adicional de última hora, según científicos de la Facultad de Medicina de Duke-Nus en Singapur.

>>Ver curso online de Técnicas de Estudio

Para llevar a cabo el experimento que demuestra esta teoría los científicos reclutaron a 72 voluntarios, que tuvieron que asimilar conocimientos acerca de hormigas y cangrejos durante 80 minutos. Después, los participantes se dividieron en tres grupos, que pudieron elegir entre hacer tres actividades diferentes en la siguiente hora: ver una película, echarse una siesta o seguir repasando lo que habían estudiado previamente.

>>Me gustaría estudiar la Patología del Sueño a Distancia

A continuación, todos los participantes continuaron con el experimento durante otro período de 80 minutos. En este tiempo se les preguntó acerca de lo aprendido anteriormente, y el grupo que durmió la siesta obtuvo las puntuaciones más altas.

El experimento se repitió una semana más tarde y los que se echaron la siesta volvieron a obtener las puntuaciones más altas, aunque con una ventaja que no fue tan significativa. Por su parte, el grupo de quienes se dedicaron a seguir estudiando tras el primer examen obtuvo mejores resultados que los que vieron una película, pero en el segundo test ambos grupos consiguieron unas puntuaciones similares.
Los resultados, según los investigadores, serían extrapolables a un ambiente de trabajo

Los científicos, que reconocen que habría que hacer estudios más exhaustivos para obtener conclusiones más definitivas, deducen de este experimento que abarrotar el cerebro de información puede dar resultado a corto plazo, pero a largo plazo sus beneficios no están tan claros. Los resultados, según los investigadores, serían extrapolables a un ambiente de trabajo, ya que periodos cortos de sueño pueden ayudar a los trabajadores a concentrarse mejor.

En cualquier caso, este estudio viene a demostrar, una vez más, la relación existente entre el sueño y la memoria. Una investigación de 2015 ya probó que el sueño casi duplicaba las posibilidades de una persona de recordar palabras inventadas, ya que estos periodos de descanso sirven para desechar los recuerdos que no necesitamos y asentar los que nos son de utilidad. En este sentido, un estudio de 2012 de investigadores de la UCLA demostró que los estudiantes que apenas duermen por prepararse un examen obtienen peores resultados.

>>Te puede interesar: Curso de Sueño Lúcido en Barcelona

>>¿Vas a OPOSITAR? Elige tu programa en este listado que te proponemos<<