La inteligencia artificial ayuda a identificar emociones al escuchar música gracias a un estudio de la UPF

La inteligencia artificial ayuda a identificar emociones al escuchar música gracias a un estudio de la UPF

La inteligencia artificial y la humana se unen para descubrir qué sentimientos provocan las canciones y cómo la música puede ayudarnos.

La inteligencia artificial ayuda a identificar emociones al escuchar música gracias a un estudio de la UPF – Universidad Pompeu Fabra. Y es que música y emoción van de la mano. Los músicos intentan expresar emociones a través de la música que componen. Y, quienes escuchamos una canción, no podemos dejar de identificarla con emociones, si bien son apreciaciones subjetivas.

Ahora, los científicos tratan de observar la manera en la que la inteligencia artificial puede estudiar las emociones que genera la música y nuestra forma de percibirlas, con el fin de utilizar las canciones con fines terapéuticos o de aprendizaje.

>> Quiero hacer un Máster en Músicas. Ver opciones.

La tarea no es fácil porque una misma canción puede ser que, por su ritmo rápido, sea calificada por un oyente bajo la etiqueta de “felicidad”. Por otro lado, si a otra persona le recuerda a un familiar fallecido puede calificarla bajo la etiqueta de “tristeza”. Y es que cada uno percibe la música de una manera muy personal, que puede estar influenciado por circunstancias tan diversas como las preferencias musicales o el trasfondo cultural.

La inteligencia artificial ayuda a identificar emociones al escuchar música gracias a un estudio de la UPF

Por todo ello, la inteligencia artificial estudia las emociones que genera la música aprendiendo de cómo la etiquetan diferentes personas. En una reciente investigación publicada en la revista IEEE Signal Processing Magazine, y llevada a cabo por la UPF con científicos de Taiwán, Hong Kong o Reino Unido, se intenta ver cómo se puede catalogar la música en función de las emociones que provoca.

Una tarea compleja

Sin embargo, el reconocimiento de las emociones es una de las tareas más complejas, incluso para la agencia artificial, según confirma Juan Sebastián Gómez Cañón, primer autor del estudio. “Es una tarea muy subjetiva y para utilizar algoritmos de inteligencia artificial todavía se requiere más investigación”, señala. En cualquier caso, en lo que sí que parecen estar de acuerdo los científicos es que hay que colocar a la persona en el centro de la investigación para seguir avanzando.

Con este objetivo se ha diseñado el proyecto TROMPA, financiado por la UE. TROMPA pide a los participantes que escuchen un tema musical y anoten las emociones que la música les produce.

Un banco de músicas accesible a todos con aplicaciones beneficiosas

Gracias a esta colaboración se han desarrollado herramientas que combinan la inteligencia artificial con la humana. El objetivo es crear así un banco de músicas del mundo de dominio público, que puedan tener aplicaciones beneficiosas en diferentes ámbitos. El objetivo de esta plataforma es que los participantes se diviertan, conozcan música de otros lugares del mundo y, de paso, aprendan un poco más de la relación existente entre la música y las emociones.