Menu
¡Llama gratis! 900 831 816

La empatía del profesor, esencial para la disciplina de los estudiantes

Los docentes de secundaria que muestran empatía con sus alumnos logran reducir los problemas de disciplina, según un estudio.

Publicado en Mundo Educativo
Foto de La empatía del profesor, esencial para la disciplina de los estudiantes
Para hacer frente al mal comportamiento de los estudiantes con problemas de disciplina, algunas escuelas optan por castigar a los alumnos e incluso, en ocasiones, aquellos que visitan el despacho del director acaban siendo expulsados del centro durante unos días. Ahora, un estudio de la Universidad de Stanford ha querido comprobar la eficacia de otro modelo ante la “rebeldía escolar”, en el que los docentes empatizan con los estudiantes que tienen mal comportamiento.

>>Ver cursos para Profesores

La investigación demostró que cuando los profesores de Secundaria adoptaban una postura empática con los estudiantes indisciplinados se lograba reducir a la mitad el porcentaje de alumnos que tenían suspensiones a lo largo del año escolar, pasando del 9,6% al 4,8%.

Esta reducción de suspensiones se da, sobre todo, entre los alumnos con mayor riesgo de expulsión temporal, como por ejemplo aquellos que son “reincidentes”. De hecho, la suspensiones son perjudiciales porque con ellas se está negando la oportunidad de aprender, se perjudican las relaciones y sitúa a los estudiantes en un camino peligroso.

>>Certificación Universitaria en Psicología del Adolescente

Este estudio ha sido llevado a cabo por el becario postdoctoral en psicología en Stanford University, Jason Okonofua, como autor principal de la investigación, que ha contado con la colaboración del investigador en psicología, David Paunesku, y del profesor adjunto de psicología en dicha universidad, Gregory Walton.
La empatía mejora la relación estudiante-profesor

Este estudio señala también que cuando los profesores mantenían una mentalidad empática con sus alumnos “más rebeldes” mejoraba la relación estudiante-docente y disminuían los problemas de disciplina.
Todos los niños necesitan relaciones de confianza que les ayude a crecer y mejorar

La empatía hace que los profesores comprendan los puntos de vista de los estudiantes y ayuda a mantener relaciones positivas con ellos cuando se portan mal. Tanto Okonofua como Walton consideran que un principio fundamental de la profesión docente es construir esas relaciones positivas con los alumnos, especialmente con los que tienen dificultades. Además, Okonofua señala que “todos los niños necesitan relaciones de confianza y cooperativas para ayudarles a crecer y a mejorar. Nuestra intervención ayudó a los profesores a reconectar con esos valores”.

De los tres experimentos realizados en la investigación se extrajeron otras conclusiones. Desde una mentalidad empática, la buena relación profesor-alumno es crucial para que los estudiantes aprendan autocontrol. Sin embargo, desde una mentalidad punitiva, el castigo es esencial para que los docentes puedan asumir el control de la clase.

Asimismo, los participantes del estudio respondían más favorablemente cuando el profesor daba una respuesta empática, respetándole más y estando más motivados para comportarse bien en clase en el futuro. De hecho, los estudiantes que estaban más en situación de riesgo, aquellos con historial de suspensiones, afirmaron sentir más respeto por sus profesores varios meses después de haber realizar este experimento.

También te puede interesar:
>>Máster semipresencial en Formación del Profesorado

Más información:

Brief intervention to encourage empathic discipline cuts suspension rates in half among adolescents