Menú
¡Llama gratis! 900 831 816

La brecha de un millón de palabras de los niños que no leen en casa

Una investigación de la Universidad de Ohio revela que los niños en edad preescolar a los que se les lee a diario, pueden aprender hasta 1,4 millones de palabras más que los niños a los que nunca se les lee libros.

Publicado en Mundo Educativo
Foto de La brecha de un millón de palabras de los niños que no leen en casa
Una de las mejores costumbres que los padres pueden inculcar a sus hijos pequeños es, sin lugar a dudas, la de leerles cuentos infantiles cada día. Y es que los beneficios de la lectura a edades tempranas son múltiples ya que contribuye al fortalecimiento de su imaginación, su personalidad y su autoestima, y también afianza los lazos afectivos entre padres e hijos.

Ahora, un estudio realizado en la Universidad de Ohio da un paso más en esta afirmación, y revela que los padres que leen una media de cinco libros al día a sus hijos en etapa pre-escolar consiguen grandes beneficios de cara a su futura incorporación a las aulas.

>>Te recomendamos: Curso de Titulación Propia universitaria en animación a la lectura + Aplicación de las bibliotecas escolares y web 2.0 online

Según esta investigación publicada en Science Daily, los niños a los que se les ha leído una media de cinco libros por día antes de los tres años de edad, son capaces de aprender hasta 1,4 millones de palabras más que los niños a los que nunca se les ha leído.

La principal investigadora de este estudio, la profesora Jessica Logan, denomina este fenómeno como 'La brecha de un millón de palabras', pues en su opinión, las palabras que los niños aprenden de los libros son mucho más complejas y difíciles que las que escuchan en una conversación con sus padres o con otras personas de su entorno.

Y es que la lectura compartida de libros entre un niño y un adulto es una práctica muy efectiva tanto para el desarrollo del idioma, como para el desarrollo de la lectoescritura ya que, además de todo el texto y las imágenes que contiene un libro infantil, después de leerle un cuento a un niño se produce una charla extra-textual con el niño, en la cual los pequeños tienen la oportunidad de discutir sobre lo que han leído así como de contestar a preguntas concretas sobre la propia historia.

Por ello, y según apuntan los investigadores de este estudio, tanto la lectura de un libro, como todo el proceso de comprensión posterior que implica la lectura, son dos cuestiones muy importantes para el desarrollo de un niño, y no sólo en lo que atañe al vocabulario.

>> Te puede interesar: Curso de Literatura Española e Hispanoamericana

Más beneficios de leer libros a los niños


Pero además de estos hallazgos recientes, otros estudios científicos que se han realizado sobre la lectura infantil en los últimos años han descubierto que leer libros a los niños en voz alta es un hábito que les enseña a concentrarse mejor, y que contribuye también a que los pequeños presten más atención al lenguaje.

Incluso, otras investigaciones apuntan a que la lectura en etapas pre-escolares podría tener beneficios muy importantes sobre la conducta y el comportamiento de los más pequeños de la casa.

Pero además, a través de los personajes que aparecen en los cuentos, los niños pueden también aprender a formar su propia personalidad, algo que les ayudará a relacionarse mejor desde el punto de vista social cuando lleguen a la etapa adulta.

>> ¿Quieres trabajar como profesor de Lengua y Literatura? Curso para preparar la Oposición de Lengua y literatura online. Más info a través de este formulario:

Lengua y literatura


Lectura recomendada: La asignatura de Educación Emocional se hace realidad en las aulas